Reunión de la comisión provincial de agresiones a profesionales del Servicio Andaluz de Salud. Imagen archivo - Europa Press

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Con motivo de la denuncia de los delegados de Prevención de CCOO en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba por la agresión múltiple que se ha producido en la sexta planta de la Unidad de Infecciosos del Hospital Provincial, la Delegación Territorial de Salud y Familias ha convocado este miércoles una reunión de la comisión provincial de agresiones a profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS).

El SAS es el órgano constituido por la Junta para el seguimiento y coordinación de las incidencias. En dicha reunión también han estado presentes los interlocutores de la Policía Nacional y Guardia Civil, los responsables de las Unidades de Prevención de Riesgos Laborales de los centros, el 061 y los letrados de la administración sanitaria.

Durante el encuentro, el Gobierno andaluz ha presentado los datos de agresiones registradas en el último año, que ascienden a 42, dos de ellas físicas y 40 no físicas o verbales. Uno de los focos principales del foro ha sido lanzar un mensaje de concienciación a la ciudadanía y de tolerancia cero ante este tipo de sucesos.

Salud y Familias sostiene que el Sistema Sanitario Público de Andalucía tiene que profundizar en el respeto del ejercicio de los derechos que tienen reconocidos los usuarios. Asimismo, también debería hacer un uso adecuado de los servicios sanitarios en un ambiente de mutua cordialidad, confianza y respeto.

Por otro lado, en la reunión también se ha analizado la situación en los diferentes centros y los mecanismos de colaboración entre los actores participantes; también se ha tratado la implantación y desarrollo en la provincia del nuevo plan de prevención y atención de agresiones puesto en marcha por la Consejería de Salud y Familias para continuar en la protección del personal del SAS, la principal novedad radica en la creación de la figura del profesional guía frente a agresiones.

Al respecto, este profesional tiene las siguientes funciones: ayudar en la prevención a través de la identificación de situaciones conflictivas con carácter preventivo; y derivando al educador las personas con un potencial alto de conflictividad, organizando además actuaciones dirigidas a profesionales, usuarios y familiares.

El objetivo es mejorar la atención de los trabajadores que hayan sufrido algún tipo de agresión mediante su acompañamiento y haciendo más fácil los trámites posteriores.

Por otro lado, el plan también facilita atención psicológica al profesional afectado durante el tiempo que sea necesario y acciones comunicativas a través de campañas informativas de cómo funciona el sistema sanitario andaluz y qué puede o no puede hacer un profesional.

Otro de los objetivos es un protocolo de actuación que se activa ante la notificación de una agresión en un centro sanitario y que conlleva la asesoría jurídica al personal agredido por parte de los letrados del SAS.

 

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.