El Colegio de Enfermería informa de que el 23,5% de los jóvenes ha sufrido quemaduras de sol en el último año. Imagen de archivo

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El Colegio de Enfermería de Córdoba ha alertado este martes que, según la encuesta ‘La salud de los cordobeses: cuidados de la salud en verano’ realizada por el colegio, el 23,5% de los jóvenes entre 18 y 34 años ha sufrido quemaduras de sol en el último año y que el 27,1% de los hogares están preocupados por el cuidado de las ostomías durante la época estival.

Los motivos de estos datos generalmente son: el estrés por calor, el agotamiento por calor y la insolación o golpe de calor, siendo los principales problemas de salud que provocan las altas temperaturas.

Cabe recordar que Córdoba es la provincia de Andalucía que históricamente registra una mayor tasa de mortalidad asociada a las altas temperaturas, según datos de la Consejería de Salud y Familias.

Al respecto, el problema de las quemaduras solares está relacionado con la época estival, cuya incidencia media en los hogares del 11,7% en el último año y que han padecido casi uno de cada cuatro, el 23,5% en el caso de jóvenes entre 18 y 34 años.

Por su parte, el presidente en funciones del Colegio de Enfermería de Córdoba, Enrique Castillo, ha explicado que esta inquietud se da más en mujeres, un 51,9% frente al citado 43% de media, y en los hogares con hijos, sobre todo de cero a nueve años.

Respecto a las altas temperatura y olas de calor, Rafael Molero, enfermero gestor de casos de la Unidad de Residencias del Distrito sanitario Córdoba-Guadalquivir aconseja que los ciudadanos deben atender a los siguientes signos de alarma ante las altas temperaturas: fuerte dolor de cabeza; náuseas y vómitos; piel caliente, roja y seca; fiebre elevada repentina; debilidad muscular o fatiga; calambres musculares; pulso rápido; somnolencia o mareo; y ya en casos más graves pérdida de conciencia y convulsiones.

Especialmente la población como los bebés y menores de cuatro años, personas que realizan esfuerzos en el trabajo, los mayores, personas que tienen enfermedades crónicas, los recién dados de alta en el hospital o las personas que toman medicamentos como antidepresivos o antihipertensivos.

Para prevenir los efectos negativos del calor, Rafael Molero informa de la necesidad de hidratarse y beber agua; consumir bebidas frescas; no beber alcohol y café; evitar comidas copiosas; y utilizar ropa clara y calzado ligero.

Por último, evitar la exposición al sol entre las 12,00 y las 18,00 horas, así como la actividad física y el deporte en el exterior.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.