29-03-2022 Abonadora de maíz y jabalíes en un coto de caza comiendo maíz. Imagen archivo - Europa press

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La Universidad de Córdoba (UCO) y el Instituto de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (Ifapa) de la Junta de Andalucía, ha publicado en la revista ‘Science of The Total Environment’, una investigación sobre el análisis de los isótopos estables de carbono y nitrógeno presentes en muestras de pelo de 75 jabalíes que provienen de siete cotos de caza de Andalucía,  con el objetivo de conocer la dieta de alimentación suplementaria a la que son sometidos.

Estos isótopos,  que se encuentran en el pelo, ofrecen información sobre la calidad y composición de la dieta de manera cronología a largo plazo. De este modo, el estudio identificó tres tipos de dietas en los jabalíes al analizar las muestras de pelo cortadas a partes iguales. En este sentido, se observó que solo dos tenían una alimentación 100% silvestre, es decir, no se detectó alimentos suplementarios; sin embargo, en cuatro poblaciones se detectó una mezcla entre alimentación silvestre y alimentación suplementaria, un atractivo para poder cazar a los animales y mantener las poblaciones para la caza.

En el tercer análisis, se detectó una población cuya dieta era típica (formada de maíz) de animales crecidos en cautividad y soltados para ser cazados. Una práctica que no está permitida en los cotos de caza analizados.

El maíz viene de una planta que no es natural, su uso en la alimentación de estos animales no está autorizada. De hecho, su práctica conlleva repercusiones negativas, ya que puede ocasionar problemas en los jabalíes como bacterias, virus y parásitos que se pueden transmitir a las personas o animales domésticos.

A esto se le suma que, una disponibilidad mayor de alimentación disminuye la mortalidad juvenil y aumenta la productividad reproductiva. Todo ello se refleja en un aumento  del número de individuos de las poblaciones y pueden producir daños en la agricultura y la silvicultura, además de afectar a la economía.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.