16-03-2022 Un momento de la visita de 'Andaluces Levantaos' a los trabajadores de Zumosol. Imagen archivo - Europa Press

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Los ex trabajadores de la planta Zumosol en Palma del Río (Córdoba), que llevan encerrados allí varios meses, ha recibido el apoyo por parte de los coportavoces de ‘Andaluces Levantaos’, Modesto González y Jose Antonio Jiménez, quienes han querido conocer de primera mano la situación de los empleados de la empresa de zumos.  Asimismo, han lamentado la pasividad, tanto de la patronal, como de las administraciones, ya que no han buscado soluciones para las familias afectadas.

Los coportavoces señalan que el inconveniente va a más allá que la problemática que suscita entre las familias directamente afectadas por el cierre de la fábrica de transformación.

‘Andaluces Levantaos’ sostiene que las medidas que han tomado la empresa va a causar una comarca deficitaria en infraestructuras complementarias del sector primario, una zona productora naranjas. Ahora, deberán dar salida a esa producción de manera distinta y en consecuente tendrán una desvalorización económica y laboral para la zona.

Por su parte, José Antonio Jiménez afirma que los trabajadores encerrados en la fábrica están luchando por la supervivencia de un sector productivo muy importante actualmente y para el futuro de los pueblos de la comarca, además de su lucha diaria por sus puestos de trabajo. Es por ello, por lo que han mostrado su apoyo y defienden sus derechos como trabajadores y un futuro laboral para la comarca.

Asimismo, también defienden que los 38 empleados de la fábrica están pidiendo cuestiones muy sensatas, como es un trabajo real y eficiente que posibilite el desarrollo de las infraestructuras que hay en la planta de Zumosol. En este sentido, piden trabajar, o, por el contrario, una indemnización que les permita rehacer su vida laboral.

‘Andaluces Levantaos’ pide a las administraciones públicas que actúen en este problema para garantizar los derechos de los trabajadores y hacer cumplir con la obligación del entorno, algo que debería tener cualquier empresa que recibe ayudas con dinero del estado.