Floración del olivo.- Archivo

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Carlos Trapero, doctor Ingeniero Agrónomo y contratado postdoctoral Marie Sklodowska-Curie por la Universidad de Córdoba (UCO) está llevando a cabo una investigación para el desarrollo del proyecto europeo ‘Froots’, con el objetivo de evaluar el estrés en patrones de olivo para hacerlo más resistente al cambio global,  y mejorar genéticas que permitan hacer frente al impacto de las inclemencias medioambientales.

En este sentido, el doctor trata de conocer si se puede criar olivos más resistentes a sequías, temperaturas extremas o a factores limitantes en el suelo.

Por su parte, Diego Barranco, catedrático de Producción Vegetal de la UCO, es quien dirige esta investigación que se basa en la selección de patrones de olivo, pequeñas raíces con menos de un mes de desarrollo y unirlos en el laboratorio. Mediante el cruce de patrones de distintas variedades de olivo, Trapero quiere lograr mejoras genéticas más resistentes al impacto de las condiciones meteorológicas.

Tras el procedimiento,  se espera que se cicatrice bien esa unión de patrones y comiencen a crecer para posteriormente evaluar los resultados.

Para ello, el investigador Carlos Trapero, ha señalado la necesidad de tratar de manera especial las muestras y condiciones ambientales a las que se expone el laboratorio para conseguir  que las plántulas suelden con éxito  y crezcan, pues este método es muy eficaz para probar la resistencia de plantas de pequeño tamaño con el foco puesto en que los resultados obtenidos puedan aplicarse en plantaciones de gran tamaño mediante la clonación. Gracias a esta investigación, será posible generar nuevas variedades de olivo con propiedades más resistentes al estrés ambiental y a las consecuencias provocadas por el cambio climático

La participación de la Universidad de Córdoba en este proyecto europeo es un prestigio internacional y un reconocimiento a la institución por la gran labor investigadora que desarrolla en torno al olivo.