Fotografía de naranjas naturales - Archivo

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Este miércoles Ignacio Fernández de Mesa, presidente de Asaja Córdoba, ha manifestado su preocupación por la falta de lluvia, pues por este motivo la próxima campaña de la naranja está en peligro. La sequía es un grave problema para los citricultores, ya que retrasa la recolección, situándose en un 35% este año en comparación con los anteriores, debido a que no hay operaciones porque el mercado no demanda naranja.

El presidente lamenta en un comunicado que, este problema también supone una caída en los precios y por este motivo se está destinando mucha naranja al zumo industrial.

En este sentido, las causas de la baja demanda de naranja proviene de los meses de octubre y noviembre, pues ha entrado mucho cítrico de fuera de la Unión Europea, especialmente de Sudáfrica y del Cono Sur.  La consecuencia de que esta venga de fuera es que se ha almacenado en cámara y se ha solapado con la naranja propia de España, esto ha provocado que el mercado se haya saturado.

Por ello, desde que comenzó la campaña el pasado mes de noviembre, se encuentra muy atrasada y con unos precios mínimos que no cubren los costes de producción. En este contexto, si un agricultor quiere tomarse un café en el bar, tendría que vender a menos 18 kilos de naranjas, sin embargo, al consumidor no le afecta este precio en origen tan bajo, pues sigue pagando por el kilo de naranjas entre uno y dos euros.

Ignacio Fernández de Mesa lamenta que esto supone una aberración que va contra toda lógica que los grandes supermercados de España, o en Europa vendan naranjas desde hace más de dos meses a más de 8.000 kilómetros de distancia, «cuando tenemos aquí en Andalucía la mejor naranja del mundo», ha concluido.