Cuarto censo invernal

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Con motivo del Día Mundial de la Educación Ambiental, este miércoles 26, la Junta de Andalucía ha llevado a cabo, diez años después, el cuarto censo invernal de buitre leonado con la participación de los alumnos de la Universidad de Córdoba. El objetivo es actualizar la información sobre el papel que lleva a cabo Andalucía en la conservación de la población ibérica y europea de esta especie, pues la proporción de buitres leonados podrían estar disminuyendo como consecuencia del cambio climático.

Los alumnos del Máster Universitario en Gestión Ambiental y Biodiversidad de la UCO, colaboran en esta actividad aprendiendo como se realiza un censo de fauna silvestre y las peculiaridades de esta especie, su conservación y gestión.

El delegado de Desarrollo Sostenible, ha destacado que en el último censo en Andalucía se contabilizaron 4.035 parejas de buitre leonado, de las que 284 se ubicaron en Córdoba. Además, esta especie se encuentra incluida en Listado Andaluz y Español de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

Por otro lado, el delegado ha informado de una nueva especie que se ha incluido este año, el buitre de Ruppell o buitre moteado. Esta especie se encuentra en peligro de extinción,  a pesar de que en Andalucía es cada vez más abundante. Es por ello, por lo que el cuarto censo cobra especial importancia, ya que se desconoce el tamaño exacto de la población andaluza y es probable que represente la totalidad existente en la Unión Europea.

La labor del censo se basa en contar las aves cuando estas se encuentran en los dormideros repartidos por cada provincia: cantiles, colonias de cría, árboles usados a tal efecto, o carroñas. Dicho conteo, se realiza a primera hora de la mañana  y durante el trabajo se detecta asociaciones con otras especies y se realizan lecturas de anillas o marcas en las alas para posteriormente incluirlo en la base de datos.