Imagen Archivo - Europa Press. Imagen de la reunión con los representantes bancarios.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación formará formará al personal de entidades bancarias de Andalucía para contribuir a la detención de casos de soledad entre las personas mayores de 55 años.

Este problema  de aislamiento afecta al 47% de la población andaluza y la iniciativa se alinea con los criterios y valores de responsabilidad social corporativa de las entidades del sector bancario.

En la reunión celebrada por parte de los responsables de las entidades y Consejería han establecido los puntos claves para dicha actividad, bajo la premisa de ofrecer una atención preferente a las personas mayores, que representan más del 17% y, que en 2040 podría suponer hasta el 28% del total de los andaluces.

Entre los diferentes problemas que afronta este grupo de población en el ámbito financiero son la brecha digital y de acceso que suponen algunos trámites bancarios. En este sentido, Igualdad agradece la cooperación por parte de las entidades bancarias que dan una atención personalizada y de calidad. Asimismo, la primera acción que se va a llevar a cabo es la formación bancaria en general y de banca digital en particular, para ofrecer al colectivo a lo largo de este mismo año, con especial atención a las zonas rurales.

Estas actividades se van a llevar a cabo aprovechando la red de centros de participación activa distribuidos por toda la región, con más de 460.000 personas asociadas. Todo ello, mediante personas voluntarias y utilizando  material didáctico elaborado por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Además,  desde la Consejería realizarán un estudio entre las personas asociadas a los CPA para establecer los puntos más importantes a abordar en esos talleres.

La otra línea de actuación, se centra en la colaboración de las entidades bancarias en la detención de la soledad no deseada entre las personas mayores. Una labor que permite la cercanía y trato con las personas más vulnerables, afirma el director general de Personas Mayores y Pensiones No Contributivas de la Consejería, Pedro Mancha.

PROTOCOLO DE SOLEDAD NO DESEADA 

Desde la Consejería de Igualdad ya se ha facilitado al sector bancario el Protocolo de Soledad No Deseada. En él se estudian las bases para facilitar formación al persona de las entidades bancarias para que se conviertan en agentes de detención de estos casos de aislamiento de las personas mayores.

Este Protocolo de Soledad No deseada prevé la elaboración de un informe que confirme ese aislamiento y la activación de un Plan de Intervención Individualizado (PII) consensuado con la propia persona mayor.

Entre las actuaciones que se ofrecen para solventar la situación de soledad no deseada se incluye: acompañamiento presencial o telefónico, programas de voluntariado, los Centros de Participación Activa o programas de envejecimiento activo. Además, se valoran otras medias en función del grado de dependencia de las personas, como el servicio de ayuda a domicilio, o programas de vivienda compartida que pueden ofrecer las administraciones.