Imagen archivo

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE) alerta de la necesidad de reforzar la plantilla de de Técnicos en Cuidados de Enfermería (TCE) y las máquinas expendedoras de uniformes en las unidades de Medicina Interna y Urgencias del Hospital General, pues se encuentran en un estado de precariedad debido a las sexta ola de coronavirus.

Asimismo, el sindicato ve imposible atender con normalidad a otros pacientes cuando ni los medios humanos ni recursos son suficientes para garantizar la seguridad y cuidados de los enfermos. Informan que actualmente el Hospital está trabajando con servicios mínimos y los pacientes vienen con otras patologías o son dependientes para autocuidados mínimos, lo que aumenta el trabajo y hace inviable llegar a todo el mundo en las condiciones necesarias.

Señala que «la inexistencia de máquina expendedora de uniformes obliga a los profesionales a estar toda la jornada laboral con el mismo aunque hayan estado trabajando parte del tiempo con los equipos de protección puestos». Esta situación, afirman, pone en riego la salud física y mental, ya que atender a los pacientes con el uniforme sucio y sudado genera en los profesionales estrés, ansiedad y mareos.

El Sindicato ve intolerable que no se aumente la plantilla, y que se esté poniendo en riesgo la salud física y mental de los profesionales sanitarios. Además, señalan la importancia y el compromiso por parte de los sanitarios hacia los pacientes, un ejemplo que deberían seguir los gestores del hospital que priorizan el ahorro económico por encima de la salud. SAE continuará luchando para que las condiciones de trabajo mejores y sean dignas.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.