Simposio sobre envejecimiento saludable y nutrición - EUROPA PRESS

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El equipo de expertos e investigadores ‘Envejecimiento saludable y Nutrición’, organizado por el Instituto Danone y el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic) ha concluido que la alimentación juega un papel clave en la salud, un hecho demostrado en múltiples ocasiones por estudios. Dichas investigaciones fundamentan que este rol no decae con el paso de los años, sino que incluso puede llegar a acentuarse, por lo que existe una relación muy importante entre comer sano y tener un envejecimiento saludable.

Según indica el Imibic en una nota de prensa, el jefe de Medicina Interna del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba y presidente del Instituto Danone, José López Miranda, ha expresado que «esta ha sido una gran oportunidad para contar con tres ponentes de máximo prestigio científico que nos han hecho un recorrido desde aspectos clínicos y epidemiológicos que han dejado clara la relación tan importante que hay entre comer sano y tener un envejecimiento saludable».

La jornada ha contado con la presencia del Vicerrector de Investigación y Desarrollo Territorial de la Universidad de Córdoba (UCO), Enrique Quesada; el coordinador de la Estrategia Investigación e Innovación en Salud de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Javier Padillo; el director del Distrito Sanitario Córdoba Guadalquivir, Javier Fonseca; el director médico del Hospital Universitario Reina Sofía, Francisco Triviño, y el presidente del Comité Científico del Instituto Danone, José López Miranda.

Leocadio Rodríguez Mañas, jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe y miembro del Instituto Danone, ha explicado cómo el riesgo nutricional, es decir, la probabilidad de que una persona desarrolle desnutrición, es un factor que sirve para predecir el riesgo de desarrollar fragilidad.  Según ha señalado el experto «En las personas mayores esto se traduce en un mayor riesgo de discapacidad«.

Remarcan que tanto el riesgo nutricional como la malnutrición están relacionados con un aumento de los costes tanto del consumo de fármacos como de la ocupación y atención hospitalaria, poniendo el foco en las personas más frágiles con enfermedades previas como pueden ser enfermedades cardiovasculares, diabetes o enfermedades pulmonares.

Para conseguir un envejecimiento más saludable es fundamental una nutrición adecuada y los tipos de grasas que se ingieren resultan cruciales.

«Cuando se produce un mayor consumo de pescado azul, con al menos dos raciones a la semana, y de aceite de oliva, mínimo dos cucharadas al día, es cuando se observa un envejecimiento más saludable«, ha explicado Rodríguez Artalejo, quien ha señalado también cómo hay un efecto beneficioso en el consumo de pescado, tanto azul como blanco, cuando este es sometido a una fritura en aceite de oliva.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.