Archivo - Aeropuerto de Córdoba - EUROPA PRESS - Archivo

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El aeropuerto de Córdoba ha comenzado la primera de las cuatro fases en las que se ejecutará la obra de reforma del edificio terminal, después de que en los últimos días se haya procedido a acopiar material y delimitar las primeras áreas afectadas. En paralelo a la ejecución de la obra, se acometerán varios trabajos para liberar espacios, optimizar capacidad y atenuar la afección en el día a día del aeropuerto.

Así lo ha indicado Aena en una nota en la que ha detallado que entre dichos trabajos figura el traslado de algunas dependencias a ubicaciones provisionales, como el Centro de Coordinación Aeroportuaria (Cecoa), la oficina de meteorología o la sala de autoridades. La fase iniciada incluye actuaciones de impermeabilización del edificio, así como la sustitución de los carteles identificativos del aeropuerto en las dos fachadas del terminal (lado aire y lado tierra).

En cuanto al resto de las fases, la segunda abordará la adecuación de la zona de llegadas y recogida de equipajes y la ejecución de una nueva sala de autoridades. La fase tres supondrá la ampliación de la zona de embarque, la construcción de un núcleo de comunicación, la ejecución de las nuevas dependencias de Cecoa y de la oficina de meteorología y la sustitución de la escalera de acceso a la torre de control. Por último, la fase cuatro conllevará la remodelación del área de facturación y sustitución del suelo.

Las principales transformaciones que se producirán como consecuencia de la obra serán en la zona de facturación, donde se instalará un segundo mostrador y se sustituirá el existente; en la sala de embarque, que duplicará su superficie, hasta alcanzar los 145 metros cuadrados, y se habilitará una nueva puerta de embarque.

Además, habrá una sala de recogida de equipajes, incluyendo la instalación de un hipódromo (cinta de recogida de equipajes); se creará un nuevo núcleo de comunicación vertical, compuesto por escalera fija y ascensor, que facilitará las comunicaciones con la planta de oficinas; y se adecuará la primera planta del edificio para el traslado del Centro de Coordinación Aeroportuaria y de la oficina meteorológica.

También se renovara el resto de elementos del terminal, con el objeto de modernizar las instalaciones y ganar confortabilidad para los pasajeros. El proyecto contempla, asimismo, la mejora de la red de hidrantes para que el Servicio de Extinción de Incendios disponga en el campo de vuelo de un mayor numero de puntos de carga de agua.

Una vez finalizada la reforma, el edificio terminal dispondrá de capacidad operativa para atender hasta 100.000 pasajeros al año, una cifra que triplica la capacidad actual.

La ejecución de la obra ha llevado al aeropuerto a adoptar una serie de medidas mitigadoras, destinadas a atenuar el impacto de los trabajos en la operativa habitual de las instalaciones, tales como la planificación de las obras por fases; la modificación de itinerarios por el terminal a medida que avance la obra y delimitación de las zonas afectadas para evitar el paso de los usuarios por las mismas; o la coordinación con las empresas y servicios implicados en el funcionamiento habitual del aeropuerto para la reorganización de espacios, capacidades y procesos que requiera la obra.

Igualmente, a las mencionadas medidas se añaden la constitución de un grupo de seguimiento de las actuaciones para la detección y resolución de posibles contingencias; la información al usuario para que pueda organizar su operativa teniendo en cuenta la afección de las obras; y el despliegue de soportes en el terminal para informar acerca de lo que se esta haciendo.

ADJUDICACIÓN

La reforma del edificio terminal del aeropuerto de Córdoba se adjudicó a mediados de marzo por 1.280.000 euros. El proyecto tiene un plazo de ejecución de once meses y será desarrollado por la UTE que han constituido las empresas Aeropuertos Obra Civil (Aocsa) y Sertec Ingenieria y Obras.

La última gran obra que se acometió en el aeropuerto fue la ampliación de la pista de vuelo, que se puso en servicio en su totalidad en febrero de 2018. Desde entonces, se han realizado numerosas mejoras para hacer al aeropuerto más versátil y atractivo, tanto de cara a aerolíneas que quieran operar vuelos comerciales de pasajeros como a otras empresas del sector (escuelas de pilotos, actividades deportivas, aviación privada o vuelos sanitarios).

Entre esas mejoras, destacan la incorporación del servicio de información de vuelo de aeródromo (Afis), que se presta desde la torre de control; la ampliación del horario operativo; el desarrollo de procedimientos para que puedan operar vuelos nocturnos; o la tramitación (en estos momentos, junto con Enaire) de la implantación de los procedimientos necesarios para que los vuelos puedan realizar la aproximación instrumental al aeropuerto.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.