Archivo - Vacunación contra el covid en el Autocovid de Córdoba, en una imagen de archivo. - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Tras la celebración en el día de ayer del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han decidido suspender «por precaución» la administración de la vacuna AstraZéneca en los menores de 60 años, la cual solo se inyectará a las personas de hasta 65 años. Esta decisión ha sido rechazada por la comunidad de Madrid, ya que considera que «no está basada en las conclusiones del Comité para la Evaluación de Riesgos Europeo de la Agencia Europe del Medicamento», que ha concluido que existe una «posible relación» entre esta vacuna y los coágulos sanguíneos con niveles bajos de plaquetas, si bien ha defendido que «los beneficios superan los riesgos». Además, País Vasco y Ceuta se han abstenido.

Según la directora de la Agencia Española de Medicamentos, María Jesús Llamas, ha informado que en España se han notificado un total de 12 casos de trombo «muy poco frecuentes» en los 2’1 millones de personas a las que se les ha inoculado esta vacuna.

De este modo, y también tras esta reunión, se ha acordado que sea la Comisión de Salud Pública la que estudie hoy la vacunación con AstraZéneca a partir de los 65 años. Por el contrario, aún no se ha llegado a una conclusión sobre qué hacer con aquellas personas que aún no han sido inoculadas con la segunda dosis de la vacuna. Ante ello, la ministra de Sanidad ha destacado que «estamos pendientes de ver si la evidencia científica avala la administración de la segunda dosis con otra vacuna, como se está analizando en Reino Unido, o dejar una dosis debido a que la ficha técnica muestra que aporta un 70% de efectividad. No obstante, vamos a esperar a lo que se decida en el ámbito europeo».