Veladores en la Plaza de La Corredera. - Archivo

Javier Collado

Dobuss

La Asociación Cordobesa de Hostelería y Turismo (Hostecor) ha reunido este martes a tres centenares de vehículos con representantes del sector en una marcha urbana que ha recorrido las principales calles del centro de la ciudad y que ha finalizado en el río Guadalquivir, donde una docena de asociados ha navegado hasta el Puente Romano criticando la situación de «ahogo» de la hostelería, con más de un millar locales cerrados y unos 2.000 desempleados, de ahí que hayan solicitado que interceda el alcalde, José María Bellido, ante esta situación.

La marcha, que se ha desarrollado sin incidencias, ha partido desde la sede de la Subdelegación del Gobierno, haciendo paradas en el Ayuntamiento y llegando hasta la explanada de El Arenal, donde una representación de los manifestantes se ha desplazado hasta el embarcadero para la acción simbólica desarrollada, según ha informado la entidad en una nota.

De manera previa al inicio de dicha manifestación, parte de la junta directiva de Hostecor ha visitado al delegado de la Junta en la provincia, Antonio Repullo, para entregarle un manifiesto que, igualmente, ha sido aportado a la subdelegada del Gobierno, Rafaela Valenzuela, y al alcalde de la capital cordobesa.

En dicho manifiesto, Hostecor realiza explícitamente una «petición de ayuda de manera directa al alcalde para que él, por la administración que representa, interceda con el propósito de que las anunciadas ayudas lleguen a los hosteleros».

Así, se añade que el sector considera que la ayuda de éste «puede resultar trascendental para que éstas se tramiten de manera ágil y que, a su vez, sean flexibles según los perfiles y circunstancias de los profesionales del sector».

Y es que, desde Hostecor se incide en que «los requisitos para las ayudas son muy estrictos», en alusión a las condiciones para que se tramiten, según los casos, ha explicado el presidente de Hostecor, Francisco de la Torre.

En este sentido, ha recordado que «la situación ahora mismo de la hostelería es muy dramática; por el momento más de un millar de establecimientos se han visto obligados a cerrar, un dato que ha propiciado que al menos 2.000 personas hayan perdido su puesto de trabajo«, ha matizado.

«Pedimos ayuda para salvarnos, porque estamos con el agua al cuello; la intermediación entre nuestro representante más cercano es necesaria», han subrayado, destacando que suman «el segundo año sin temporada alta y muchos establecimientos están cerrados». «Uno de los lemas de la marcha, que rezaba con la sentencia ‘Gracias por nada’, simboliza la precariedad de las ayudas anunciadas desde el Gobierno», ha dicho De la Torre.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.