Imagen de archivo de un botellón.- Córdoba Digital

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El teniente de alcalde delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Córdoba, Miguel Ángel Torrico, ha advertido este lunes de la celebración de botellones en fin de semana tras registrarse más de cien denuncias el viernes y el sábado, todo ello pese a las circunstancias y las medidas en vigor por la pandemia del coronavirus Covid-19.

En una rueda de prensa, junto a la primera teniente de alcalde, Isabel Albás, el concejal ha explicado que durante este fin de semana «se han incrementado demasiado notablemente las denuncias en la ciudad por botellones y concentraciones no autorizadas con motivo de la normativa sanitaria de prevención del Covid».

En concreto, ha detallado que hubo 55 denuncias por botellón el viernes y 52 denuncias el sábado, apuntando que «la Policía Local con los medios que tiene ha atendido la mayoría de ellas y ha intentado reconvenir y en el caso que ha sido necesario, denunciar para propuesta de sanción a las personas que incumplían la normativa sanitaria».

No obstante, ha transmitido «sobre todo a los más jóvenes» que comprende que «después de un año de estado de alarma y pandemia todos tengamos ganas de disfrutar y divertirnos, que la situación es muy complicada, pero vamos a intentar mantener ese esfuerzo», ha defendido.

En este sentido, ha señalado que «la Policía Local no puede estar en cada esquina de la ciudad impidiendo que se celebren esas concentraciones, que se hagan de forma ordenada en los establecimientos de hostelería con la reserva de seis personas por mesa y que se intente mantener la distancia de seguridad entre las distintas mesas», a lo que ha apostillado que «la hostelería en general cumple prácticamente al cien por cien con la normativa sanitaria impuesta».

Así, ha subrayado que «las concentraciones se dan fuera de los ámbitos de hostelería», al tiempo que «desde el Ayuntamiento se intenta paliar, en la medida de lo posible, con alguna medida, como, por ejemplo, la que se ha puesto ya en marcha este fin de semana, que se prolongará a lo largo del tiempo, de cortar el acceso a los vehículos del tramo final del camino del Patriarca, en la zona de Turruñuelos«, de modo que «es un tramo de carretera que no lleva a ningún sitio y se ha prohibido el acceso para evitar que se produzcan botellones en ese sitio».

Al respecto, ha dicho que entiende que «eso va a propiciar que se trasladen los que quieran hacerlo a otro sitio», si bien ha insistido en que «hay que ser consecuentes y responsables». «Comprendo que estamos todos muy cansados, que la fatiga pandémica nos afecta a todos, pero debemos seguir manteniendo en la medida de lo posible la atención, porque aunque ya se ve la luz al final del túnel, pero todavía estamos en el túnel y todavía queda que la vacuna llegue a todos», ha apostillado, para reclamar «precaución».