El delegado de Memoria Democrática en la Diputación de Córdoba, Ramón Hernández (centro), en la presentación de la investigación sobre la fotografía de Robert Capa. - DIPUTACION DE CORDOBA

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Una nueva investigación en torno a la serie de fotografías más famosa de Robert Capa, en la que se incluye la icónica ‘Muerte de un miliciano’, ha arrojado importantes conclusiones sobre los protagonistas de las imágenes y el escenario en el que fueron tomadas, logrando identificar a uno de los milicianos.

Según ha indicado en rueda de prensa el delegado de Memoria Democrática de la Diputación de Córdoba, Ramón Hernández, el estudio, realizado por el historiador Fernando Penco a petición del Foro por la Memoria de Espejo, ha sido posible gracias a la convocatoria de subvenciones lanzada en 2020 por la Delegación de Memoria Democrática de la Diputación de Córdoba.

Así, la investigación arroja como novedades preliminares principales, que se ha logrado identificar a uno de los milicianos que aparecen en la serie de fotografías y señala que el lugar donde fueron tomadas es el Cerro del Alcaparral, unos 300 metros más al sur del lugar en el que el propio Fernando Penco y el fotógrafo Juan Obrero la ubicaron en el año 2009, tal y como ha expresado Hernández, junto al investigador responsable del estudio, Fernando Penco, y José Luis Santos Medina, presidente del Foro por la Memoria de Espejo y sobrino nieto del miliciano identificado en la fotografía.

El diputado provincial ha señalado que «los frutos que ha dado esta investigación son una muestra más de la importancia que tiene apoyar a quienes, desde el compromiso con la recuperación de nuestra memoria, trabajan para arrojar luz sobre episodios que no forman parte de la ‘historia oficial’ que estudiamos en la escuela».

En este sentido, ha agregado que, «además del valor que tendrán los resultados de este estudio para investigaciones sucesivas, destacamos el trabajo realizado de forma paralela para volcar el conocimiento existente en torno a la fotografía del miliciano de Capa en un cuaderno didáctico enfocado tanto al profesorado como al alumnado de la ESO, así como en un vídeo divulgativo que permitirá darlo a conocer entre la población».

Esta idea, ha subrayado Hernández, «entronca con uno de los objetivos principales de esta Delegación, que es el de democratizar el acceso a la Memoria, especialmente a la que nos habla de lo que sucedió en nuestros pueblos durante la Guerra Civil y la posterior dictadura, reparando con ello el olvido histórico al que fueron condenados los y las protagonistas de aquellos años oscuros».

Al mismo tiempo, Hernández ha apoyado la apuesta de los investigadores por «continuar la senda de recuperación y difusión de nuestra memoria desde el punto de partida que supone este proyecto».

El diputado ha señalado la importancia de «dar a conocer que la fotografía de Capa, una de las grandes obras de la fotografía del siglo XX y considerada un símbolo de la Guerra Civil Española, se tomó en la provincia de Córdoba», de modo que el lugar señalado pueda convertirse además en un reclamo turístico y en un enclave de visita obligada para amantes de la fotografía y de la historia y para cualquier persona comprometida con la recuperación de la Memoria».

Por su parte, el responsable del estudio, Fernando Penco, ha explicado que el miliciano identificado es el oficial Rafael Medina, que en las imágenes tomadas por Robert Capa aparece con gorra de plato y dando órdenes al resto de milicianos. A comienzos de septiembre de 1936, Rafael Medina ocupaba el cargo de presidente del Consejo de Guerra en Espejo que se constituyó el 22 de julio de 1936, siendo la persona encargada de organizar a las milicias en esta parte del frente.

COLABORACIÓN DE LOS FAMILIARES

Según el historiador, «su aparición en las fotografías coincide con el relato de Robert Capa, que comentó a medios de comunicación estadounidenses que fue un oficial quien les acompañó hasta el lugar donde se tomó la fotografía». Para este hallazgo ha sido esencial «la colaboración de los familiares de Rafael Medina, tristemente fusilado tras un juicio sumarísimo en noviembre de 1939 y cuyos restos fueron sepultados en el cementerio de Castro del Río, donde esperan poder ser identificados».

El otro resultado de este estudio preliminar, cuyo objetivo prioritario ha sido revisar y poner en valor las principales investigaciones que se han producido a raíz de la localización de la instantánea en Espejo en 2009, tiene que ver con el lugar en el que fue tomada y que se ubica en el Cerro del Alcaparral, unos 300 metros más al sur de la Haza del Reloj, lugar en el que se creía que se hicieron la foto y toda la serie del ‘Miliciano caído’.

Penco ha explicado que «las claves que nos han servido para extraer esta conclusión son, por un lado, las fotos que, con los números 868 y 881, publicó Richard Whelan en ‘This is war!’ (2007) y que atribuyó al carrete original; por otro lado, los Molinos del Campo; emplazamiento que ya identificamos en 2009 y del que sólo se conserva el molino central o Cortijo de Américo».

LOCALIZACIÓN

En este sentido, el investigador ha señalado que «si los tres molinos estuviesen en pie, tal y como se encontraban en septiembre 1936, por la orientación de las fotos comentadas, el único emplazamiento posible desde el que se pudieron haber tomado es desde el Cerro del Alcaparral, como se deduce de las tangentes y alineaciones que hemos trazado con ordenadores». Penco ha podido localizar alrededor de una veintena de puntos que avalan su hipótesis, si bien ha reiterado que «la investigación, una vez hecha pública, ha de someterse a discusión como corresponde».

Por último, el presidente del Foro por la Memoria de Espejo y sobrino nieto del miliciano identificado en la fotografía, José Luis Santos Medina, ha realizado un recorrido por la historia de su tío abuelo, Rafael Medina Ramírez, que tuvo un papel protagonista en la defensa del pueblo de Espejo frente a las tropas golpistas en los primeros años de la Guerra Civil.

Así, ha recordado que en Espejo encontraron «una fuerte oposición por parte de la defensa republicana, que aguantó tres días hasta que el pueblo sucumbió ante las tropas franquistas».

Asimismo, ha recalcado el «impacto y la universalidad» de las fotografías de Robert Capa, por lo que ha reivindicado «la oportunidad que puede suponer para Espejo declarar el espacio en el que fueron tomadas como Bien de Interés Cultural (BIC) y su inclusión dentro del catálogo de Lugares de Memoria Histórica de Andalucía».