Centro Penitenciario de Alcolea
Centro Penitenciario de Alcolea. - Europa Press - Archivo

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El cribado realizado en el Centro Penitenciario de Alcolea en Córdoba tras el caso positivo en coronavirus Covid-19 detectado en un interno que iba a operarse ha concluido con resultados negativos en los 62 presos, 13 funcionarios y cuatro terapeutas que se han tenido que hacer las pruebas establecidas por el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Así lo han confirmado fuentes de Instituciones Penitenciarias y ha adelantado ‘Diario Córdoba’, al tiempo que han precisado que «el módulo del interno que dio positivo se mantiene en cuarentena durante diez días como marca el protocolo sanitario».

Al respecto, se trata de un módulo de especial sensibilidad, puesto que en él se vive en comunidad terapéutica, con contactos muy estrechos y con reuniones diarias en las que Proyecto Hombre trabaja ofreciendo a los internos diversas alternativas para superar sus problemas de adicción, accediendo a un tratamiento de rehabilitación y reinserción.

En concreto, el viernes pasado un interno salió a una consulta programada para realizarse las pruebas pertinentes ante una intervención quirúrgica y el hospital informó a los servicios sanitarios de la prisión de que había dado positivo en coronavirus.

Mientras, desde el sindicato Acaip-UGT han solicitado la suspensión de los permisos penitenciarios ante la incidencia del Covid en Córdoba, aunque han recordado desde Instituciones Penitenciarias que el preso en cuestión no había salido de la cárcel en los últimos días y han agregado que «cuando los internos que salen regresan a la cárcel hacen cuarentenas de diez días en un módulo».

Además, desde Acaip-UGT han pedido la paralización de las obras que empezaron el día 18 de enero en el interior del centro, dado que ha provocado un gran movimiento de internos en el interior para llevarlas a cabo, así como la entrada de personal ajeno a la institución para acometerlas.

Y CSIF Prisiones ha reclamado a Instituciones Penitenciarias que proceda al cierre perimetral del centro de Alcolea y que se agilice la vacunación de los cerca de medio millar de profesionales que desarrollan allí su labor tras el positivo por Covid-19 del interno y «ante la grave situación actual de la pandemia con una alta incidencia entre la población general».

La sección sindical de CSIF defiende «la necesidad de inmunizar a todos los trabajadores del centro penitenciario en el plazo más breve posible, al ser un servicio esencial que debe preservarse de una forma prioritaria en el actual estado de alarma y al ser una medida que también serviría para proteger a los aproximadamente 1.500 internos que se encuentran tanto en la prisión, como en el Centro de Inserción Social (CIS) Carlos García Valdés», entre otros aspectos.