Cómo proteger la pintura del coche en invierno

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Somos conscientes de que hoy día, cada vez más gente se preocupa por el estado visual de su vehículo. Y es que todos queremos que nuestro coche salga perfecto en Instagram. Pero desgraciadamente el clima y los agentes atmosféricos son un enemigo para la piel de nuestro coche.

Y aunque cada vez la pintura de los coches es más resistente, ya sea por los cambios de estación o malos cuidados, la apariencia y el buen estado de la pintura se deterioran.

Para ello existen tratamientos de coating con cerámica que puede ayudar en el aspecto exterior. Aunque si no quieres gastar mucho dinero puedes seguir estos consejos diarios para que dure más la pintura de tu vehículo.

Consejos para proteger la pintura del coche

Siempre que puedas, estaciona tu coche en un garaje o cochera. Suena obvio, pero es imprescindible para que la lluvia y el sol no dañen tu carrocería. Protegerás de los rayos UVA, de la lluvia y de posibles actos vandálicos. Eso sí, ten cuidado al aparcar, ya que los garajes y sus columnas son muy traicioneros. Muy importante, no dejes tu coche debajo de goteras, revisa que no caiga agua del techo o de las tuberías.

Limpia tu coche cada 5 o 6 semanas como mínimo. La limpieza es el mejor hábito para el cuidado de tu carrocería. Además de que se vea bonito y reluciente, estarás retirado toda esa capa de polvo que puede llegar a rayar nuestra pintura poco a poco e ir incrustándose en la misma. Además de cagadas de pájaros y frutos y hojas que caen y nos llenan la pintura de sustancias pegajosas indeseables que preferimos no nombrar. Aunque ya que estamos: insectos, cacas de aves, gasolina, alquitrán del asfalto, aceites, sal de las carreteras en invierno y un lago etc.

No olvides usar siempre productos recomendados para el cuidado del auto, no laves con jabón de lagarto o lejía, ya que estropearás el barnizado.

El sol es un enemigo de la pintura, los rayos se comen la capa de color y los más vivos son los que más lo sufren. Trata de no exponer tu coche al sol de forma prolongada.

El sol es peligroso pero el frío también. Tanto la escarcha como la nieve, el frío y las bajas temperaturas dañan de forma muy perjudicial el estado de nuestra pintura. Otra razón para meter el coche en el garaje.

Por último, intenta no aparcar en lugares concurridos y aglomerados. Piensa que si la mayoría de conductores se preocupan poco por el estado de su carrocería, imagínate si se preocuparán por la tuya…

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda para mantener la pintura de vuestro coche intacta durante mucho más tiempo.