Estadio de El Arcángel.- Europa Press

Javier Collado

Dobuss

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, ha anunciado este lunes que este mismo día el gobierno local ha acordado las primeras medidas que permitirán «regularizar» la situación del Estadio del Arcángel y del Recinto Feria del Arenal, que, al cabo de 22 años y, para empezar, siguen sin estar inscritos en el Registro de la Propiedad a nombre del Ayuntamiento, en el caso del estadio, no en cuanto a su configuración actual, ni tampoco en cuanto a sus usos, pues solo aparece el deportivo.

Así lo ha señalado Bellido en rueda de prensa, tras asegurar que, aunque lo pudiera parecer, «no es una inocentada» y que es ahora, tras «un año y medio de trabajo», cuando el actual gobierno municipal empieza a solucionar las «situaciones rocambolescas», que no se han afrontado desde que el Consistorio adquirió el estadio en 1993, ni siquiera tras haber ejecutado ya dos fases de la reforma del mismo en la última década.

Así, según ha explicado Bellido, «el Registro de la Propiedad no refleja la realidad actual» del conjunto edificatorio, pues, desde el punto de vista físico, «la descripción de la edificación no se ajusta a su actual configuración, al no recoger las reformas realizadas desde 2004» y, por ello, para subsanar dicho defecto, «es necesario otorgar una escritura de obra nueva que recoja la descripción del conjunto inmobiliario, tal y como se nos presenta en la actualidad».

A esto se suma que, «desde el punto de vista jurídico», el estadio aparece recogido en el Registro de la Propiedad como «un edificio de uso exclusivamente deportivo, sin elementos diferenciados», lo que no se corresponde con su actual configuración jurídica, «donde se nos presenta como un elemento primario con tres usos diferenciados y tres elementos igualmente diferenciados y susceptibles de uso independientes: estadio de fútbol, edificio de oficinas y almacén».

En consecuencia y para que el Registro de la Propiedad «refleje este carácter complejo del conjunto edificatorio», Bellido ha precisado que «es necesaria su constitución en régimen de propiedad horizontal, con tres elementos privativos», estadio, edificio de oficinas y almacén, constituyéndose al mismo tiempo una subcomunidad sobre el edificio de oficinas, al tener este diversos elementos susceptibles de aprovechamiento independiente.

Este régimen posibilitará, según ha aclarado el alcalde, «que el Ayuntamiento pueda otorgar concesiones demaniales sobre aquellos elementos privativos» que vea convenientes, con posibles acuerdos al respecto o no con el Córdoba Club de Fútbol.

Pero no acaban con ello las situaciones que es preciso solventar y respecto a las que, entiende el alcalde que deberían haber «saltado las alarmas» correspondientes en el Ayuntamiento, a lo largo de esas más de dos décadas, ya que la ejecución de la todavía pendiente fase tres de la remodelación del estadio, que prevé la construcción del nuevo Sector de Tribuna y de un hotel de 224 habitaciones, además de locales para el Club y un sótano para aparcamientos, depende también de que el Recinto Ferial del Arenal se ponga a nombre del Ayuntamiento, pues todavía no lo está.

Ello es clave, pues, según ha aclarado Bellido, el futuro hotel ocupará un espacio que excede el de los terrenos correspondientes al estadio y ocuparía parte de los terrenos del citado recinto ferial, que, según aparecen en el Registro de la Propiedad, pertenecen a una empresa privada, y ello después de que el Consistorio inicio en 1992 el procedimiento de expropiación para hacerse con esos suelos, donde hace décadas que se celebra la Feria de Nuestra Señora de la Salud.

El procedimiento de expropiación, según ha recordado Bellido, se dirigió en su momento contra la sociedad mercantil Finacom, S.A. y «el importe del justiprecio ascendió a 105.784,35 euros», entonces 17.601.035 de las desaparecidas pesetas, «del cual el Ayuntamiento ha abonado 100.174,46 euros, por lo que quedan pendientes de pago 5.609,89 euros».

En consecuencia, al no haber abonado íntegramente el justiprecio, el Ayuntamiento «no ha podido otorgar la correspondiente escritura de adquisición de la finca e inscribir su titularidad en el Registro de la Propiedad», a pesar de que la finca viene destinándose a recinto ferial de la ciudad desde el traslado de la Feria al Arenal.

Desde aquel entonces, Finacom fue absorbida por la mercantil Gestión Urbanística Mediterráneo, S.A., lo que supuso la disolución de la primera y el traspaso de todo su activo y pasivo a la entidad absorbente que, posteriormente, cambió de denominación y pasó a llamarse Hansa Urbana, S.A., que es a la que ahora le pagará el Consistorio los mencionados más de 5.600 euros pendientes de abono por la expropiación de los terrenos que hoy conforman el recinto ferial, para poder inscribirlo a su nombre en el Registro de la Propiedad y completar la reforma del estadio.