Consejos para Ahorrar Combustible

Javier Collado

Dobuss

Deja de gastarte el sueldo en gasolina con estos sencillos trucos que te ayudarán a ahorrar combustible y por tanto a ahorrar dinero.

1. Evita dar acelerones

Es invierno y arrancamos el vehículo. Está frío aun y precisa unos minutos para que todos los circuitos cojan su temperatura óptima de funcionamiento. Muchas veces cometemos el error de pensar que si pisamos varias veces el acelerador el motor se va a calentar antes y va a ofrecer una mejor respuesta cuando nos pongamos en movimiento. Error. El sistema necesita de unos minutos para coger temperatura, y esta no la vamos a conseguir dando esos pisotones al motor, solo conseguimos revolucionarlo y malgastar combustible.

2. Apaga el motor algunas veces.

Los sistemas start & stop forma parte del equipamiento de la mayoría de los vehículos de gama media que hoy podemos encontrar en el mercado. Gracias a ellos, el vehículo apaga el motor el tiempo que está parado, evitando así el consumo de combustible durante este periodo, y vuelve a arrancar cuando nos vamos a poner en movimiento. Para ahorrar combustible, podemos girar la llave de contacto en las mismas situaciones.

3. Cambia de relación de marchas en su momento.

La primera marcha solamente funciona para poner en movimiento el vehículo, y transcurridos los primeros metros hay que engranar la segunda rápido. A partir de ese momento, y aunque muchos vehículos indican en qué momento cambiar de relación de marchas, uno tiene que saber cuándo hacerlo porque es una de las formas de ahorrar combustible, sin caer en el ralentí y sin revolucionar el vehículo en exceso. En un motor tipo diésel se cambia de marcha en torno a las 1.500 revoluciones, mientras que un motor gasolina se ha de hacer a unas 2.000.

4. Utiliza la inercia

La conducción tiene que ser tranquila y mantenida, y hay que jugar con las inercias del vehículo. Son muchos los que pisan el acelerador hasta que llegan a la zona de detención, y una vez cerca frenan con brusquedad.

Si estás totalmente seguro de que vas a tener que detenerte, levanta el pie del acelerador y deja que el vehículo pierda velocidad por sí solo de forma natural. De esta forma no gastarás combustible. Y cuando frenes, la presión de los frenos será más leve. Esta inercia puedes aprovecharla también cuando alcances a un vehículo que te precede en una carretera o cuando te vayas acercando a una curva.

5. Realiza un buen mantenimiento del vehículo.

Para ahorrar combustible, el motor tiene que permanecer en un estado óptimo, así como los sistemas y componentes que te rodean.

6. Utiliza neumáticos en buen estado.

Todo el esfuerzo que lleva a cabo el motor se transmite a las ruedas para que el vehículo avance, y estas deben estar en perfecto estado. En el caso de que tengan alguna irregularidad en su estructura o un defecto de presión, además de ser un peligro para la circulación porque cambia el comportamiento del vehículo, generan un esfuerzo adicional al propulsor, y eso se nota en el depósito de combustible.

7. Mantén la distancia de seguridad.

Hay conductores que apuran y aprovechan los huecos que se forman para colarse en lugar de aguardar su turno como los demás, poniendo en riesgo la seguridad vial. Estas imprudencias al volante generan mucha tensión entre conductores, y son muchos los que para evitar que se les cuelen conducen con fuertes acelerones y frenadas para no dejar ese espacio que otros puedan aprovechar.

Esto supone una elevada exigencia mecánica al mismo tiempo que se revoluciona en exceso el vehículo y, por tanto, se genera un consumo extra. Además, significa exponerse constantemente a un accidente por alcance.

8. No enciendas la calefacción en cuanto te montes en el vehículo

La calefacción y el aire acondicionado son en ocasiones necesarios, pero no funcionan como corresponde desde el primer momento. La calefacción aprovecha directamente el calor que el motor genera y este proceso tarda unos minutos. El aire acondicionado tiene un sistema que genera el aire frío por sí solo, pero también necesita que la mecánica haya alcanzado temperatura.

9. No lleves las ventanillas bajadas

Algunas veces elegimos bajar las ventanillas a poner el aire acondicionado. Al entrar el aire por las ventanas se genera un freno que obliga a un importante exceso de esfuerzo del motor, y esto se nota rápidamente en nivel del depósito

10. Evita llevar objetos innecesarios

Tendemos a llenar los huecos de los vehículos y los maleteros de cosas que pocas veces utilizamos. Algunos cálculos indican que por cada 100 kilos extra, el consumo se ve incrementado en un 5%. Lo mismo ocurre con la baca. Ponerla y quitarla lleva tiempo, y a veces es demasiado aparatoso, pero dejarla supone un exceso de resistencia al aire que ha de superar el motor con más esfuerzo.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.