Dos niños juegan en el patio momentos antes de entrar al colegio en Algeciras.- EFE/A.Carrasco Ragel.

Javier Collado

Dobuss

Más de 7.500 menores de tres años iniciaron ayer el curso escolar 2020-2021 en las escuelas y centros de Educación Infantil en la provincia de Córdoba. Este curso cuenta en la provincia con 171 centros públicos o privados adheridos al programa de ayudas a las familias de la Junta de Andalucía para el fomento de la escolarización en el primer ciclo de Educación Infantil, dos más que en el curso anterior.

Así lo ha indicado la Junta de Andalucía en una nota en la que ha detallado que la Consejería de Educación y Deporte ha puesto a disposición de las familias cordobesas 11.605 plazas financiadas con fondos públicos, 141 más que el pasado curso.

La delegada de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Administración autonómica en Córdoba, Inmaculada Troncoso, ha visitado este martes a la Escuela Infantil Nuestra Señora de la Soledad de Córdoba, desde donde ha mandado un mensaje de «tranquilidad y confianza» a las familias dentro de la lógica preocupación por la situación generada por la pandemia.

En este sentido, Troncoso ha explicado que «se han adoptado todas las medidas de seguridad recomendadas por las autoridades sanitarias» para que la vuelta a las aulas de los más pequeños «sea fiable, pero sin olvidar que el riesgo cero no existe».

Respecto al número de niños matriculados, la delegada ha puntualizado que esta cifra «se incrementará porque desde el 1 de septiembre se ha vuelto a abrir la convocatoria para solicitar plaza en las escuelas infantiles».

Asimismo, Troncoso ha informado de que ante la situación de excepcionalidad de este curso provocada por la pandemia, la Consejería de Educación y Deporte envió el pasado mes de julio a los centros que imparten primer ciclo de Infantil unas instrucciones relativas a su organización para el curso escolar 2020-2021, que tienen como objetivo establecer medidas para que los procesos de enseñanza y aprendizaje así como los asistenciales se desarrollen con seguridad durante el curso, en el marco de las recomendaciones sanitarias.

Así, cada centro ha elaborado un protocolo de actuación covid-19 que ha contado con el asesoramiento y apoyo del servicio de Inspección de la Delegación. Entre las medidas puestas en marcha en estos centros destaca que las clases se organizarán en grupos de convivencia escolar, es decir un conjunto de alumnos que junto con su tutor no se mezclan con otros grupos.

De esta manera, los niños podrán socializar y jugar entre sí, sin tener que garantizar ninguna distancia de seguridad ni usar mascarilla. Además, los juguetes y materiales didácticos de cada grupo no se podrán compartir, ni intercambiar, ni mover de un aula a otra.

Los centros organizarán las entradas y salidas para evitar las aglomeraciones y así garantizar el distanciamiento social necesario. Tras la entrada de los menores se procederá al lavado de las manos con agua y jabón y deberán ir directamente a su aula y de ella a la salida cuando finalice su jornada.

En el caso de que los pequeños utilicen el aula matinal o espacios diferentes a su aula, el personal garantizará que se cumpla la distancia social entre los que no forman parte del mismo grupo.

Cada grupo de convivencia comerá preferentemente en sus aulas y, si lo hicieran en el comedor, este no podrá ser utilizado por más de un grupo al mismo tiempo, garantizando la limpieza y desinfección del mismo entre turnos. Sobre las salidas al patio, a cada grupo se le asignará tiempo para jugar al aire libre.

Las instrucciones también incluyen recomendaciones para los momentos de sueño y descanso de los niños, para el cambio de pañal, medidas previas para los padres como medir la temperatura del menor antes de salir de casa e indicaciones ante sospecha o confirmación de casos en el centro.

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.