Centro de Salud de Montalbán. | Archivo

Javier Collado

Dobuss

Los vecinos de la localidad cordobesa de Montalbán se han autoconfinado en sus viviendas y la mayor parte de negocios han cerrado ante la multiplicación de casos de coronavirus en los últimos días, que supera ya el medio centenar en una población de unos 4.400 habitantes, al tiempo que el Ayuntamiento ha rogado guardar cuarentena. Así, el Consistorio informó ayer de que las autoridades sanitarias han confirmado siete nuevos casos positivos en coronavirus en la localidad, que ya alcanza los 52 casos en Covid-19,

Según ha transmitido el Consistorio, «se ruega guardar cuarentena en los domicilios, por respeto y prudencia que el momento requiere, aunque sea de resultado negativo en el test realizado, tal y como exigen las autoridades sanitarias», a la vez que «desde el Ayuntamiento se seguirán tomando medidas preventivas, vigilancia y protección a la población, para cumplimiento de las normas que desde la Junta de Andalucía se establece».

Al respecto, el Consistorio ha informado de que la labor de los rastreadores continúa a través del Distrito Sanitario de la zona, perteneciente al Servicio Andaluz de Salud (SAS), «llevándose a cabo más de un centenar de pruebas diarias».

Mientras, según ha adelantado la prensa provincial, los vecinos han optado por autoconfinarse para cortar la cadena de contagios, si bien el alcalde, Miguel Ruz, ha asegurado que no se trata de un ruego para todo el municipio y que la decisión de autoconfinarse ha sido tomada por los propios vecinos «por autoresponsabilidad».

No obstante, el regidor ha alabado esta decisión después de confirmarse 52 positivos por coronavirus en cuestión de unos días para frenar la expansión del brote, al tiempo que espera que sigan subiendo en las próximas jornadas los positivos. Mientras, los bares y restaurantes han optado por cerrar y las calles se mantienen prácticamente desiertas.

En palabras del alcalde, la situación es «fruto de la relajación», porque coincidiendo con las fiestas patronales en honor a Nuestro Padre Jesús del Calvario, del 6 al 9 de agosto, y a pesar de que se habían suspendido las celebraciones oficiales con semanas de antelación, «el pueblo masivamente salió».

En este sentido, Ruz ha apuntado que lo «positivo» de la situación es que no se han producido hospitalizaciones y que la mayoría de los positivos, «que no enfermos», permanecen con síntomas leves o asintomáticos. De ahí que, por el momento, se haya descartado un confinamiento por parte de las autoridades sanitarias, entre otros motivos porque los vecinos han optado por autoconfinarse de manera voluntaria, con el cierre de bares y restaurantes, para cortar la cadena de contagios.

Así, el alcalde ha agradecido la actitud de los vecinos y ha apelado al «comportamiento ejemplar» de la localidad en los primeros meses de la pandemia, que se saldó con tres positivos y sin fallecimientos, al tiempo que ha hecho un llamamiento a la responsabilidad, a que no se señale a locales concretos y a no levantar «bulos».

Vigilancia y limpieza

Para cortar los contagios, el Ayuntamiento ha reforzado desde el 12 de agosto la vigilancia policial y está evitando «conatos de botellón». También ha fortalecido la limpieza de calles y zonas públicas y ha articulado «servicios extra» de la Policía Local, que hasta el momento ha puesto «alguna multa» por no usar la mascarilla, pero una «baja cantidad».

El alcalde ha anunciado que hará test PCR a toda la plantilla del Ayuntamiento y de los trabajadores de las obras del Plan de Fomento del Empleo Agrario (PFEA). A estos se suman los PCR que realiza Salud, los de particulares que acuden a clínicas privadas y los que desarrollan las empresas.

Entretanto, desde las autoridades sanitarias afirman que las cifras epidémicas de Montalbán está dentro de los parámetros normales, pues la mayoría de los afectados son asintomáticos. Mientras, Ruz pide «guardar cuarentena aquellos que se han hecho los test», alcanzando en los próximos días el 20% de la población rastreada.