Una turista visitando una calle de Córdoba, mientras llueve.- Archivo

Javier Collado

Dobuss

Esta semana, la climatología que la Agencia Estatal de Meteorología predice para la provincia de Córdoba será muy diferente y opuesta a la de las semanas anteriores. Así, esta semana comenzará con un desplome de las temperaturas máximas que harán que los termómetros desciendas progresivamente a lo largo que pase la semana, alcanzando los 32 grados como máxima este miércoles.

Para hoy, la Aemet tiene activo el aviso amarillo por altas temperaturas en Córdoba, desde las 12 a las 19 horas de la tarde, con unas temperaturas máximas de 38 grados. Mañana continuará el descenso de las temperaturas, con 22 de mínimas y 36 de máxima. El mayor desplome vendrá el miércoles, con unas mínimas 17 grados y las máximas de 32. A partir de ese día, las mínimas se estabilizarán entre los 17 y 18 grados, mientras que las máximas aumentarán levemente, con 34 grados para el jueves y 35 de cara al fin de semana.

Otra de las características de esta semana atípica de agosto será la llegada de las precipitaciones. El pasado sábado las lluvias ya nos sorprendía en el comienzo del día y hoy igualmente la mañana ha estado amenazada constantemente con lluvia, haciendo las temperaturas más llevaderas durante este 10 de agosto. Para mañana, la Aemet prevé precipitaciones, una probabilidad de lluvia que rondará entre el 75 y el 90%, centralizando las mayores precipitaciones entre las 11 y 12 de la mañana, cuando podría llegar a caer en torno a 8,3ml por metro cuadrado, según la Agencia.

Temperaturas poco estivales, que dan un respiro en la provincia de Córdoba en uno de los veranos más calurosos que se conocen desde que se registran datos.