Dos personas mayores pasean con mascarilla.- 65ymas.com

Javier Collado

Dobuss

La Junta de Andalucía ha aprobado el régimen sancionador por el que se establecen las multas que se impondrán ante el incumplimiento de las medidas sanitarias que la administración autonómica ha dispuesto para frenar la expansión del coronavirus en la comunidad. Estas sanciones oscilan entre los 100 y los 600.000 euros, para infracciones leves o «muy graves», respectivamente.

Este nuevo decreto ley hace diferenciación entre infracciones muy graves, graves y leves. De este modo, las sanciones «muy graves» están penadas con una multa que oscila entre los 60.001 euros y los 600.000; para las infracciones graves se establece una sanción que va desde los 3.001 euros hasta los 60.000 y las leves entre los 100 y los 3.000 euros. El no uso de las mascarillas o el uso inadecuado se sancionará con 100 euros de multa, según ha especificado la Junta.

Entre las infracciones de tipología «muy grave» se encuentra el incumplimiento de las medidas de higiene y prevención para cada tipo de establecimiento o actividad, ya sea en espacios o locales públicos o privados, cuando esto pueda suponer un riesgo de contagio para más de un centenar de personas. También puede suponer un riesgo «muy grave» el sobrepasar los límites de aforo permitidos para los establecimientos o las actividades, celebraciones y comercializaciones de reuniones, fiestas o cualquier otro tipo de actividad o acto permanente o esporádico, tanto en espacios privados como públicos, en los que se produzcan aglomeraciones que impidan o dificulten el incumplimiento de las medidas sanitarias de prevención establecidas.

Por el contrario, el incumplimiento de la elaboración de protocolos o planes de contingencia en relación con aquellos establecimientos en que sea obligatoria dicha exigencia por las disposiciones dictadas para la contención del Covid, y la organización de reuniones, fiestas o cualquier otro tipo de acto en los que se dificulte la adopción de esta medida, se considera una infracción grave. Al igual que que la denegación de apoyo, auxilio o colaboración con los agentes de la autoridad, la resistencia a dar datos o la obstrucción de facilitar información a las autoridades competentes, al igual que dar información falsa o no atender los requerimientos sanitarios adoptados por las autoridades, así como no comunicar los casos de sospecha o diagnóstico de la enfermedad o de hechos relevantes cuya declaración resulte obligatoria.

También es infracción grave el incumplimiento del aislamiento domiciliario acordado por la autoridad sanitaria o del confinamiento decretado para personas que hayan dado positivo en Covid-19.

En cuanto a las infracciones leves, figuran el incumplimiento del aforo cuando no suponga un riesgo de contrario o afecte a menos de 15 personas, además del incumplimiento de las medidas sanitarias que supongan un daño leve a la salud de la población. El incumplimiento del uso de la mascarilla o su uso inadecuado; la falta de información de los locales hacia los usuarios del aforo, horario, la distancia social o la obligatoriedad del uso de mascarillas y el incumplimiento de la distancia de seguridad entre personas convivientes, se consideran todas ellas infracciones de carácter leve.

A estas infracciones se une el incumplimiento de la cuarentena para personas que hayan resultado negativo pero hayan tenido contacto directo con un enfermo confirmado; el incumplimiento del horario de apertura y cierre de un establecimiento y el quebrantamiento de las medidas provisionales, entre otras.