El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.- EFE

Javier Collado

Dobuss

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, ha afirmado que a pesar de los avances que se están produciendo las últimas semanas en cuanto al desarrollo de vacunas contra el Covid-19, «no hay una bala de plata», añadiendo que «quizá no la haya nunca». Por el contrario, ha destacado que «nunca es tarde para la darle la vuelta ala situación», apelando a los principios básicos de la salud pública y el control de enfermedades para detener los rebrotes.

Así, el director de la OMS ha recomendado que se «pruebe, aísle y trate pacientes, y rastrear y poner en cuarentenas sus contactos», además de «informar, empoderar y escuchar a las comunidades». En cuanto a la población en general, «se trata de mantener la distancia física, usar una mascarilla, limpiarse las manos con regularidad o toser lejos de los demás».

Del mismo modo, Adhanom ha reiterado la importancia de seguir fortaleciendo el sistema sanitario, mejorando la vigilancia, el seguimiento de contactos y que los servicios de salud interrumpidos «se inicien lo más rápido posible», además de mantener el monitoreo, porque «levantar las restricciones demasiado rápido puede conducir a un resurgimiento del virus».