Imagen de archivo de un botellón.- Córdoba Digital

Javier Collado

Dobuss

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha mantenido este lunes una reunión con los alcaldes de las capitales de provincias andaluzas, con el fin de plantear la declaración del botellón como una actividad «insalubre, nociva y peligrosa» y su prohibición total, proponiendo del mismo modo la limitación del ocio nocturnos, así como su control para evitar más contagios y nuevos brotes de coronavirus en la comunidad.

Durante el encuentro se han abordado asuntos como la lucha contra la crisis del coronavirus y las relaciones entre provincias y Junta con el objetivo de fortalecer estas en favor de las ciudades y la comunidad. Para Moreno, «es importante que haya entre todos transferencias de información y una colaboración leal», algo que ha considerado «siempre» necesario, «pero más todavía en momentos tan complicados como los que estamos atravesando a raíz de la crisis del coronavirus», ha apuntado el presidente.

«Sin los alcaldes y los ayuntamientos no hay posibilidad de arrinconar al virus o intentar paliar sus efectos, porque quien crea que se puede conseguir esto sin ellos está equivocado. Los alcaldes y los ayuntamientos son una pieza fundamental», ha apostillado Moreno.

En la reunión han estado presentes el consejero de Salud y Familia, Jesús Aguirre, y los alcaldes de las ocho capitales andaluzas: Ramón Fernández Pacheco, el de Almería; José María González, el de Cádiz; José María Bellido, el de Córdoba; Luis Miguel Salvador, el de Granada; Gabriel Cruz, el de Huelva; Julio Millán, el de Jaén; Francisco de la Torre, el de Málaga; y Juan Espadas, alcalde de Sevilla.