Una sanitaria le realiza un frotis bucal a un vecino. - Javi Colmenero - Europa Press

Javier Collado

Dobuss

La delegada de Salud y Familias de la Junta de Andalucía en Córdoba, Maria Jesús Botella, ha confirmado este martes que ya son 91 los positivos por Covid-19 del brote relacionado con una discoteca de la capital cordobesa, siendo ese el resultado tras la realización de 2.000 PCR a otras tantas personas, que deben permanecer en aislamiento.

Así lo ha advertido este martes en rueda de prensa Botella, acompañada por delegado del Gobierno andaluz en Córdoba, Antonio Repullo, y varios responsables de la Delegación de Salud y Distrito Sanitario de Córdoba, para informar sobre la situación de dicho brote, en relación con el que ya tienen unos 1.000 contactos identificados, y en cuyo control se han implicado 790 rastreadores.

Botella ha recordado que todo comenzó «con la detección de cinco positivos el 16 de julio, con el nexo común de haber estado en un mismo centro de ocio nocturno la noche del viernes al sábado del fin de semana anterior», lo que llevó a la delegada a ordenar entonces, mediante una resolución y como «medida cautelar», el cierre de dicha discoteca.

Al día siguiente, según ha relatado Botella, el alcalde de Córdoba, José María Bellido, emitió un bando, por petición de la Junta, para poder «establecer un dispositivo urgente y excepcional» de control de «todas las personas que habían estado esa noche» en la discoteca, al objeto de que «pasarán por el AutoCovid» del Centro de Salud Castilla del Pinopara hacerse las pruebas del coronavirus, a la vez que se pidió ya a los afectados que se mantuviesen confinados.

El dispositivo «ha funcionado», según ha destacado Botella, «y a fecha de hoy tenemos 91 PCR positivos, todos relacionados o por contacto estrecho con personas que pasaron por este centro de ocio nocturno», y se han llevado a cabo «en torno a 2.000 PCR relacionados con este brote, a la vez que se ha identificado a unos 1.000 contactos estrechos», sin que haya, hasta el momento, «ninguna persona hospitalizada en relación con este brote», teniendo en cuenta la mayoría de las personas contagiadas son asintomáticas.

Ha habido, a juicio de Botella, «una coordinación eficaz entre las distintas administraciones», y también «una gestión muy buena en el ámbito sanitario», gracias también «al compromiso y la vocación de servicio de enormes profesionales» del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y de la Delegación de Salud y Familias en Córdoba.

Sin embargo, Botella ha avisado que «esto no ha terminado, pues sigue la investigación» y «no se puede bajar la guardia», por lo que ha apelado a la «responsabilidad de todos», aclarando también que aún no se ha determinado si, efectivamente, el origen del brote está en la discoteca o no, aunque sea cierto que los primeros cinco positivos registrados tenían en común el haber estado allí.

Aislamiento voluntario u obligatorio

En cualquier caso, Botella ha subrayado que «todas las personas que se hayan hecho PCR tienen que permanecer confinados en sus domicilios», tanto si han dado positivo como negativo, pues «el periodo de incubación a lo mejor todavía no había hecho efecto» en el momento de hacerse la PCR, insistiendo en que «esto solo es un tema de voluntariedad», pues, «si no hay un confinamiento voluntario, se procederá a uno obligatorio», que lo decretará Botella, «como autoridad sanitaria competente» en la provincia.

De todas formas, según ha aclarado, «el confinamiento obligatorio lo tendrá que ratificar el Juzgado de lo Contencioso Administrativo», avisando la delegada de que, «en el caso de que se interrumpiera» la cuarentena, ello «podría dar lugar a sanciones», ya que se estaría infringiendo la Ley de Salud Pública de Andalucía, «lo que puede conllevar multas económicas muy importantes», que pueden alcanzar los 600.000 euros.

Junto a ello, Botella ha precisado que, cuando se tenga constancia de que no se lleva a cabo o que se ha interrumpido el confinamiento voluntario, se emitirá resolución para el confinamiento obligatorio, para cuyo cumplimiento se requerirá la participación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

En cuanto a las quejas expresadas por el colegio privado en cuanto al perjuicio causado a su imagen al relacionarse a parte de su alumnado de Bachillerato como el origen del brote en la discoteca, Botella ha dicho que «esto es un problema de salud pública, estamos hablando de un brote y aquí nadie ha señalado a nadie», salvo indicar que «los cinco primeros positivos tenían en común el centro de ocio nocturno», y «la Delegación de Salud, en relación con el colegio, no ha hecho ninguna declaración, ni ha mantenido ningún contacto, ni nada de nada».

Brote de Peñarroya

Por otro lado y respecto al brote de Peñarroya-Pueblonuevo, Botella ha dicho que se está actuando con el mismo igual que con el de Córdoba capital, aunque con «más tranquilidad», pues se trata de un brote de carácter «familiar», si bien, según ha informado el Ayuntamiento del municipio, ahora hay un positivo más, con lo que ya son cinco los contagiados por Covid-19.

Botella ha explicado que los últimos contactos de estas cinco personas están localizados y se les están practicando pruebas PCR, a la vez que se investiga cuál es el origen de este brote en dicha localidad de la comarca del Guadiato, donde las residencias de mayores, por precaución, han suspendido las visitas de familiares a los residentes.