Conjunto Arqueológico Monumental de Medina Azahara. - Córdoba Digital

Javier Collado

Dobuss

La ciudad califal de Medina Azahara, tras el final del estado de alarma, reabrirá hoy para las visitas al público, tal y como ha confirmado la delegada de Cultura y Patrimonio Histórico, Cristina Casanueva, quien ha destacado que «hemos adaptado los recorridos tanto en el yacimiento como en el museo para que sean circulares» y con todas las garantías de seguridad.

Según ha indicado la Administración autonómica en una nota, Cultura ha adaptado el recorrido de visita del museo y del yacimiento de forma circular y unidireccional, estableciendo puntos de acceso diferenciados para la entrada y salida de visitantes, dotando de gel hidroalcohólico en dichos accesos y reforzando la señalización en todo el recorrido de visita con las nuevas normas y recomendaciones.

Además, no se entregará ticket de entrada y, del mismo modo, se han sustituido los folletos informativos e itinerarios del museo y el yacimiento en papel por códigos QR que permiten su descarga desde cualquier dispositivo móvil.

La delegada ha resaltado que «hemos puesto a punto Medina Azahara para que los ciudadanos puedan disfrutar de todo su esplendor, además de tomar medidas de protección y prevención frente al coronavirus tanto para los trabajadores como para los ciudadanos que nos visiten a partir de mañana», una nueva realidad que «afrontamos con mucha ilusión, compromiso y responsabilidad».

El recorrido por el yacimiento ha sido modificado y, al igual que el museo, se han establecido distintos accesos para la entrada y salida de visitantes. El aforo máximo permitido también se ha visto reducido en función del tamaño de los espacios del museo y del yacimiento.

En general, en el ámbito del museo el aforo de visitantes se reduce al 50 por ciento, ya que de 150 personas cada media hora se reduce a 75, y concretamente los espacios se ajustarán a un aforo de 63 personas en el auditorio; 15 personas en la entrada, 50 personas en planta baja y 15 personas en planta alta, en la sala de exposición permanente; 25 personas en el interior; otras 20 en la terraza en la cafetería; siete personas en la tienda y cuatro en los aseos.

El autobús lanzadera que conecta el museo con el yacimiento reduce su capacidad de 100 a 50 personas por desplazamiento. La reserva previa de la visita sigue siendo obligatoria para grupos a partir de diez personas. En caso de grupos inferiores a ese número, los ciudadanos podrán acceder directamente a la taquilla del museo el mismo día de la visita.