Javier Collado

Dobuss

La Delegación de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba se ha visto obligada a suspender la celebración de las escuelas de verano municipales «una vez comprobada la imposibilidad de que se pudieran cumplir las medidas de prevención y seguridad que se requieren en las circunstancias actuales» debido al coronavirus, al tiempo que dedica la inversión a ayudas económicos familiares.

En una nota, la teniente de alcalde responsable en la materia, Eva Timoteo, ha apuntado que «los protocolos derivados del Covid-19 obligaban este año a habilitar 20 centros educativos, en lugar de los diez que son habituales, para garantizar que se cumplieran las distancias necesarias».

Sin embargo, ha explicado que «las obras de climatización que se desarrollan en 19 colegios públicos de la capital han imposibilitado que se puedan habilitar las dependencias necesarias».

«Hemos trabajado con el objetivo de que se pudieran celebrar, porque somos conscientes de que estas escuelas facilitan la conciliación y cumplen una importante labor social en prevención de la exclusión», ha indicado Timoteo, quien ha anunciado que la inversión que estaba destinada a las escuelas de verano, concretamente 204.310 euros, se va a emplear en su totalidad para aumentar la partida presupuestaria para ayudas económico familiares, «que tan necesarias son estos momentos de crisis que estamos viviendo».

La delegada ha comentado que «cada año es un hecho que hay familias que acuden a estas escuelas de verano por la garantía alimentaria que suponen para sus hijos». «Desde Servicios Sociales tenemos muy identificado al alumnado que se encuentra en esa situación y nos consta que sus familias están siendo atendidas con las ayudas económicas municipales», ha añadido Timoteo.