Imagen de este domingo del mercado de El Arenal, dependiente del Ayuntamiento de Córdoba, celebrado este domingo. - AYUNTAMIENTO DE CÓRDOBA

Javier Collado

Dobuss

La Delegación de Comercio del Ayuntamiento de Córdoba ha dispuesto este domingo la instalación del mercadillo de El Arenal con el cien por cien de sus 252 puestos abiertos, ya que es el único de la ciudad en el que, dadas las dimensiones del lugar en el que se ubica, no ha habido que restringir la actividad. Han sido unas 8.500 personas las que han pasado por este espacio durante la mañana.

En El Arenal se ha abierto con el doble de anchura de las calles, lo que ha facilitado el paseo y la compra de los consumidores, según ha relatado una nota del Ayuntamiento.

A la entrada, un equipo de auxiliares de la Delegación ha facilitado gel hidroalcohólico y ha recordado las medidas de seguridad, a la vez que ha llevado el control del aforo según las directrices marcadas por el Gobierno de España.

Se han pintado superficies para señalar los puntos de distancias de seguridad y de vallado parcial de perímetros para controlar en todo momento que las medidas higiénico sanitarias se cumplan.

Con la celebración del mercadillo este domingo se cierra la primera semana de actividad en esta fase 3 de la desescalada, etapa en la que todo ha trascurrido sin incidencias.

El delegado de Comercio, Antonio Álvarez, ha indicado que «hemos hecho todo lo posible para que en todos los mercadillos se puedan poner todos los comercios ambulantes al menos un día».

Ha recordado que en Alcolea, que normalmente se instala los lunes, ahora también se abre los miércoles. Los martes y los viernes se celebran los de Noreña, La Ladera y Plaza de la Unidad, mientras que el sábado y el miércoles se puede comprar en Fuensanta, Moreras y Villarrubia. El domingo, el único mercadillo será el de El Arenal. Álvarez se ha mostrado confiado en que en la fase 4 «ya nos permitan un aforo del cien por cien en todos los casos».

Álvarez ha destacado su satisfacción por que Córdoba haya sido la primera capital de provincia de Andalucía con capacidad para poner en marcha todos sus mercadillos a pesar de las restricciones.