José María Bellido con Miguel Ángel Torrico en una ciclocalle. - EUROPA PRESS

Javier Collado

Dobuss

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, junto al delegado de Movilidad, Miguel Ángel Torrico, han presentado la iniciativa de ciclocalles, reguladas a 30 kilómetros por hora y con preferencia para bicicletas y patinetes eléctricos, entre otros vehículos de movilidad personal, puesta en marcha desde esta jornada y que prevé culminar en unos diez o 15 días con un total de 45 vías y más de 26 kilómetros, que pueden llegar a los 35 kilómetros con algunas de doble sentido.

En la confluencia de la avenida Medina Azahara con la avenida República Argentina, primera vía esta en estrenar el carril derecho como ciclocalle, el alcalde ha destacado que con ello «se afronta la nueva movilidad posterior al Covid», a lo que ha añadido que «mientras no se recupere al cien por cien el número de viajeros en Aucorsa, se han buscado soluciones, reaccionando rápido».

Según ha manifestado Bellido, «se busca no colapsar la ciudad solo con el tráfico de vehículos privados», de modo que «hay que compatibilizar y dar su sitio a cada una de las soluciones de movilidad que tiene la ciudad para que esto no se convierta en un caos desde este mes y a partir de septiembre cuando, si todo va bien, se retome la actividad en los colegios».

En concreto, las avenidas que tendrán habilitados estos espacios son las de Cádiz, Manolete, Medina Azahara, Libia, República Argentina, Cañito Bazán, Almogávares, Arruzafilla, Fuensanta, Trassierra, Virgen Milagrosa, Rabanales, 28 de Febrero, Virgen de Fátima, Blas Infante, Nuestra Señora de Begoña, Calderón de la Barca, Bulevar Hernán Ruiz y Cuesta de la Pólvora, entre otras.

También, el regidor ha lanzado un mensaje de «seguridad, fiabilidad y calidad del servicio de transporte público urbano con Aucorsa», donde «no hay ningún riesgo de contagio más allá que en cualquier otra actividad diaria», así como «puntual» y con el que tener «una movilidad sostenible», de ahí que espera que «recupere la normalidad»,

Mientras, el delegado de Movilidad ha declarado que el fin es «convertir a Córdoba en una gran ciudad para el peatón y los medios de transporte alternativo, con los vehículos de movilidad personal, porque la situación, que obliga a cierta distancia social, lleva a tomar una serie de medidas», de las que «algunas ya están en marcha», como ordenar el tránsito en pasos peatonales y aceras de algunas calles con sentido único.

En cuanto a las ciclocalles, ha precisado que serán calles o avenidas con más de un carril y se habilitará el derecho, por el que también podrán circular otros vehículos, pero siempre con la limitación de 30 kilómetros por hora, mientras que el resto de carrilles se mantiene a 50 kilómetros por hora. Tendrán señalización horizontal y vertical.

Además, Torrico ha valorado que la medida está «consensuada» con el Consejo del Movimiento Ciudadano, los taxistas y Aucorsa. Según ha resaltado, «es el nuevo concepto de movilidad que obliga a ser más responsables, innovadores y que las formas alternativas y más sostenibles sean las que se impongan en la ciudad».

Calles peatonales

Por otra parte, el concejal ha señalado sobre las calles y avenidas habilitadas para peatones los domingos que se mantendrán hasta que concluya el estado de alarma y «se estudia si alguna puntual, como el Paseo de la Ribera hasta Santa Teresa de Jornet, se puede hacer permanente todos los fines de semana».

Asimismo, ha comentado sobre la nueva ordenanza de movilidad que «se trabaja en ello, pendiente de un proceso participativo», y el objetivo es que esté aprobada «antes de final de año», a la vez que ha pedido «un esfuerzo» del Gobierno, de modo que «la prometida reforma por parte de la Dirección General de Tráfico (DGT) se apruebe de una vez y no sean recomendaciones».