La ayuda a domicilio y cualidades que debe reunir el auxiliar de ayuda a domicilio

Javier Collado

Dobuss

El servicio de ayuda a domicilio está constituido por una serie de actuaciones coordinadas entre sí de carácter asistencial, preventivas, formativas y rehabilitadoras. Estas acciones deben llevarse a cabo por profesionales cualificados. Estas acciones son prestadas en el domicilio y su objetivo es atender las actividades básicas de la vida diaria de las personas en situación de dependencia.

Tiene como propósito facilitar la calidad de vida de las personas mayores o dependientes. Proporcionarles independencia y autonomía, favoreciendo así la permanencia en su hogar.

No debe de confundirse la atención sociosanitaria con el limpiador/a. El auxiliar de ayuda a domicilio realiza funciones de limpieza centrada en el entorno de la persona que cuida, su principal misión son los cuidados personales.

Cualidades que debe reunir el auxiliar de ayuda a domicilio

Antes de hablar de cualidades, es importante hablar de valores. Los valores humanos son muy importantes para todas las profesiones que se desempeñan en la vida.

Referente a la ayuda a domicilio, tenemos que resaltar la necesidad de una ética en el cuidado. En nuestras manos están personas vulnerables y dependientes, por lo que es importante ser una persona:

  • Respetuosa, sin Juicios de valores sobre la persona que cuidamos.
  • Bondadosa, debemos asumir que daremos de nosotros mismos a veces más de lo que podemos. (Siempre sin dejar de cuidarnos).
  • Honrada. Tendremos en nuestras manos a veces lo más preciado de la persona que cuidamos.

Estos tres valores engloban la totalidad de otros muchos valores que son necesarios para poder desarrollar “La vocación por la profesión de ayuda a domicilio”.

Algunas de las cualidades que son importantes:

  • Empatía: ser capaz de entender las necesidades de la persona que cuidamos y comprender el alcance de algunas de sus acciones.
  • Profesionalidad: disponer de unos conocimientos y ser capaces de aplicarlos adecuadamente. (Por lo que es importante la formación)
  • Habilidades sociales: Saber tratar a las personas. Tener simpatía y capacidad de medir las palabras es muy importante. La habilidad de tener mano izquierda será nuestra gran aliada.
  • Capacidad de comprender a la persona: No debemos caer en autoritarismo ni en paternalismo con las personas mayores. Han sido personas y lo son. No debemos dejar de ver a la persona que es y fue.
  • Ser realista: Sin caer en la negatividad y sin llevar el positivismo al límite. Ejemplo dar falsas esperanzas sobre una recuperación.
  • Constancia: Debe ser paciente, a veces los logros van despacio o no se consiguen, pero no se debe abandonar.
  • Implicación: Debemos implicarnos. Pero tenemos que tener cuidado, a veces vemos casos muy complicados y debemos aprender a entender nuestros límites en decisiones y acciones.
  • Sensibilidad y fortaleza: Parecen dos cualidades que deben ir por separado. Pero juntas hacen una conjunción perfecta.
  • Cuidarnos a nosotros mismos: Somos importantes por lo que hacemos. Si no nos cuidamos. No podremos hacerlo.

La ayuda a domicilio es un trabajo muy gratificante debido a que en su mayor parte se caracteriza por un perfil de trabajador que lo realiza de una forma vocacional.

Isabel Tarifa

Trabajadora Social en Atencis