Piscina Municipal de Torrijos

Javier Collado

Dobuss

Los alcaldes de los municipios cordobeses de Aguilar de la Frontera, Fernán Núñez, La Guijarrosa, Montalbán, Montemayor, Moriles, Puente Genil, La Rambla, San Sebastián de los Ballesteros y Santaella –todos ellos miembros de la Mancomunidad de Municipios de la Campiña Sur Cordobesa– han decidido que las piscinas municipales «permanezcan cerradas durante esta temporada de verano» por la seguridad de sus vecinos.

Según han indicado los consistorios en un comunicado conjunto, la decisión ha sido tomada tras la realización de «un estudio responsable de las condiciones higiénico-sanitarias a cumplir para la reapertura al público de las piscinas municipales con motivo de la crisis del covid-19» y «anteponiendo por encima de cualquier otra cuestión la salud de nuestros vecinos».

Igualmente, los alcaldes de estos municipios han reconocido «el notable esfuerzo que realizarán los ayuntamientos de nuestra comarca que han optado por reabrir las piscinas durante los próximos meses».

La piscina es uno de los servicios municipales «más populares y concurridos» que ofrecen los ayuntamientos durante los meses de verano, siendo el punto de encuentro de vecinos de todas las edades y visitantes de distintos lugares. Precisamente, en estos momentos, «son estas bondades las que convierten a nuestras piscinas en potenciales focos de contagio, debiéndose extremar en ellas las medidas de higiene y seguridad», han señalado.

Las autoridades sanitarias tanto del Gobierno de España como de la Junta de Andalucía, conscientes de ello, han elaborado sendas guías para la protección de la salud en la reapertura de piscinas.

Dichos documentos recogen estrictas medidas higiénico-sanitarias vertebradas en torno a varios puntos clave como el distanciamiento, la higiene de manos y respiratoria, la desinfección, la reducción de aforo y la limitación de uso de las instalaciones, entre otros.

«Medidas, por otra parte, difícilmente garantizables para los ayuntamientos menores de 20.000 habitantes» de la comarca que suscriben el comunicado, que han agregado que «la exigencia del distanciamiento social impuesta, tanto en zona de baño y descanso, no solo comporta una importante disminución del aforo, si no además, la prohibición de toda actividad recreativa en ambas zonas, así como la exigencia de que los niños menores de 14 años permanezcan dentro del espacio ocupado por la unidad familiar».

Por otra parte, «desde la Administración autonómica se han articulado recursos de apoyo para los municipios de la costa que entendemos debían haberse extendido a todos los municipios del interior de nuestra comunidad», ha criticado los ayuntamientos.

«Pese a lo doloroso de la decisión, en aras de proteger la salud de nuestros vecinos como el bien más preciado, hemos entendido que la opción más responsable pasa porque dichas instalaciones permanezcan cerradas durante este verano», han comentado los consistorios cordobeses, que han subrayado que es una decisión que «está siendo adoptada, desde las mismas premisas, por un gran número de los municipios de toda la geografía andaluza».

«Por todo ello, y desde la firme convicción de que gobernar supone garantizar el bien común de nuestros vecinos», se ha tomado la mencionada decisión «con la esperanza de que, una vez superada esta terrible pandemia, podamos ofrecerles el mejor servicio público, en toda su integridad y en las óptimas condiciones posibles de garantizar su bienestar, de manera similar a como se ha hecho en años anteriores», han apostillado.