Javier Collado

Dobuss

Según lo anunciado ayer por el consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, el Gobierno andaluz va a solicitar al Ejecutivo central la posibilidad de abrir las playas al baño el 25 de mayo, correspondiente a la fase 2, y no en la tercera fase, teniendo en cuenta la evolución favorable de la pandemia del coronavirus en la comunidad, así como eximir a los chiringuitos del pago del canon en 2020.

Bendodo ha resaltado la importancia del sector turístico en Andalucía, donde representa el 12% del PIB autonómico y el 13% del empleo. Tras ello, el consejero ha indicado que la apertura de las playas se llevaría a cabo con todas las medidas de seguridad, como guardar distancia de dos metros, establecer puntos de acceso para controlar el aforo, señalar vías de entrada y salida, cribar la arena cada mañana, con horarios de apertura y cierre y retirando las colchonetas en las hamacas de uso colectivo, priorizando las toallas personales.

Del mismo modo, el consejero ha insistido en la petición de rebajar el IVA del sector turístico al 4% frente al 10% actual, hasta final de año, con el objetivo de dar liquidez a las empresas. Además, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible ha informado al Gobierno de las actuaciones que tiene previsto poner en marcha en gestión del litoral para contribuir a la reactivación económica de las actividades de servicios a usuarios de playas afectados por la pandemia del Covid-19. Este sector incluye a chiringuitos, restaurantes, kioscos y entidades dedicadas al alquiler de hamacas o a iniciativas naútico-recreativas.

En cuanto a las expectativas sobre el resto de la temporada, existe un alto grado de incertidumbre sobre la afección de la desescalada en las empresas del litoral, ante una lenta recuperación del turismo nacional. Por ello, ante estas limitaciones, la Administración andaluza pedirá al Gobierno la exención del pago del canon anual de ocupación del dominio público marítimo terrestre para 2020. En el caso de que no se aceptara esta propuesta, la Consejería reclamará un prorrateo de las cantidades a asumir por los empresarios, en función de las condiciones en las que puedan activar sus negocios en los próximos meses. La exención de este canon podría suponer 10 millones de ahorro para los chiringuitos andaluces.