José María Bellido con Isabel Albás.- Ayuntamiento de Córdoba

Javier Collado

Dobuss

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, y la primera teniente de alcalde y delegada de Turismo y Desarrollo Económico, Isabel Albás, han informado este lunes de que esta semana avanzarán en la puesta en marcha del plan de vuelta a la normalidad con varios ejes que se aprobarán el viernes, con la previsión de aplicarse desde el 11 de mayo de modo gradual, en caso de que la ciudad entre en la fase 1 del plan de desescalada anunciado por el Gobierno central.

Respecto al calendario, ha precisado que «los planes de cada delegación van a ir referenciados a las fases del Gobierno», de manera que «no hay fechas ciertas, porque no dependen de nosotros», pero «hay medidas que irán en la fase 1 y otras en las siguientes», todo ello siendo «extremadamente prudentes y buscando siempre la seguridad de empleados y ciudadanos», ha aclarado, para apostillar que «hay que estar preparados y tener los planes listos, pero tampoco conviene arriesgar un día más o menos después de 50».

A su juicio, «para superar esta situación de crisis sanitaria, económica y social, con previsiones en materia de crecimiento económico y empleo terroríficas, Córdoba debe estar por encima de todo y va a ser lo primero como eje fundamental de actuación», para lo que se prevén el plan de choque y «el plan de reapertura y vuelta a la normalidad del Ayuntamiento y la ciudad».

En relación con este último, adaptado a las fases y en función de las fechas para cumplir en la ciudad, Bellido ha detallado que «los principales encargos para el plan» es que el próximo viernes habrá una reunión de la comisión sobre el coronavirus para aprobar distintos planes.

En concreto, ha planteado «un plan de vuelta a la normalidad en el ámbito laboral municipal, con principios claros de seguridad a los trabajadores y empleados públicos» y «la seguridad absoluta a los cordobeses, los usuarios de los servicios»; «un plan de contingencia y de vuelta a la normalidad en materia de Servicios Sociales»; «un plan de vuelta a la normalidad y reapertura sobre movilidad, seguridad y vía pública».

En este plan también se determinará «en qué fases se volverá a la normalidad en algunas cuestiones como la zona azul, la reapertura de las zonas Acire y la vuelta a la normalidad en Aucorsa, con la instalación de mamparas en autobuses y la posibilidad de volver a cobrar el billete de autobús, primando el pago electrónico».

Asimismo, se encarga la elaboración de «un plan de contingencia de transformación digital», ha adelantado el alcalde, quien ha agradecido la ayuda en este caso de la Diputación de Málaga, resaltando «la evolución de éxito», como el hecho de contar con «más de 1.700 registros por usuarios».

Al hilo, ha señalado que «se incrementarán las licencias de teletrabajo para aquellos supuestos de personas con riesgo en su salud para la reincorporación y los supuestos que no sea fácil para cumplir con medidas de distancia social», así como «el catálogo de procedimientos ‘online’», con el fin de «evitar que los ciudadanos tengan que acudir al Consistorio para sus gestiones».

Además, Bellido ha subrayado que el plan persigue también «blindar a la ciudad ante una desgraciada y previsible segunda ola de la pandemia», mientras que «todas las delegaciones van a presentar sus propuestas de reapertura y vuelta a la normalidad, con un calendario adaptado a las fases».

Así, atendiendo a las medidas del Gobierno, se irá regulando la apertura y las condiciones para los museos, los espacios escénicos del Instituto Municipal de las Artes Escénicas (IMAE), el Jardín Botánico, los centros de Servicios Sociales y de Participación Ciudadana y los espacios deportivos. «Queremos seguir adelantándonos», ha enfatizado el alcalde, quien quiere estar «preparado para abrir la ciudad en condiciones seguras».

Por su parte, Isabel Albás ha dicho que «la vuelta a la normalidad va a ser un proceso largo y hay que garantizar, de la mano de los sindicatos, las condiciones sanitarias y de seguridad». En relación al comercio ambulante, ha señalado que el edil del área, Antonio Álvarez, «habla con todo el sector» ante las medidas del Gobierno sobre los requisitos de distancias, limitación de puestos y la afluencia, al tiempo que se trabaja para «la ampliación de superficies» y opinan que «el Gobierno debe reflexionar» sobre las medidas en este ámbito.

Dicho concejal también trabaja en «un plan sobre el comercio», ha elogiado, para comentar sobre turismo que desde el 11 de mayo va a haber «una incorporación progresiva de trabajadores»; se trabaja con «el plan de acción», con aportaciones del consejo consultivo del Imtur y asociaciones, y se ha habilitado el teléfono 957201774 en los puntos de información turística.

Respecto a Servicios Sociales, ha explicado que «en esta semana se reincorpora el personal, siempre garantizando las condiciones de salud, y se trabaja de la mano de Transformación Digital para tener un ‘ticket’ de cita previa y que se acuda a los centros de forma ordenada y así evitar aglomeraciones».

En cuanto a deportes, el 11 de mayo se abrirán instalaciones deportivas al aire libre sin público para deportes individuales y las prácticas deportivas con cita previa en centros que no impliquen contacto físico, ni uso de vestuarios.

Sobre Infraestructuras, desde el 30 de abril se ha reincorporado personal, en esta jornada se retoman obras del edificio principal del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) y siguen las obras de los 19 colegios para «adaptación climatológica».

En relación a Cecosam, ha avanzado que «se podrán conseguir nuevas concesiones en el cementerio de la Salud y San Rafael, porque antes solo se podían solicitar en la Fuensanta».

En otro orden, en la Junta de Gobierno se han aprobado convenios de Servicios Sociales con Cruz Roja por 81.000 euros y con la Casa de Acogida por 1,5 millones de euros.