Caracoles.

Javier Collado

Dobuss

El Ayuntamiento de Córdoba ha autorizado este lunes el reinicio de la actividad de los puestos de caracoles solo mediante servicios de entrega a domicilio y recogida de pedidos por los clientes en los citados puestos a partir de esta jornada, tras estar suspendidas las licencias concedidas para la ocupación de la vía pública con mesas y sillas de las terrazas de estos puestos desde el 13 de marzo.

En un decreto, el Consistorio autoriza la actividad especificada con las limitaciones señaladas mientras dure la fase 0 del ‘Plan para la transición hacia una nueva normalidad’ del Gobierno de España en el marco de las medidas establecidas contra la pandemia provocada por el covid-19.

De este modo, la actividad de venta de caracoles podrá realizarse mediante servicios de entrega a domicilio y mediante la recogida de pedidos por los clientes en los puestos autorizados previamente, quedando prohibido el consumo en el interior de los establecimientos.

En los servicios de entrega a domicilio podrá establecerse un sistema de reparto preferente para personas mayores de 65 años, personas dependientes u otros colectivos más vulnerables a la infección.

En los servicios de recogida en el puesto, el cliente deberá realizar el pedido por teléfono o en línea y el establecimiento fijará un horario de recogida del mismo, evitando aglomeraciones en las inmediaciones del establecimiento.

Asimismo, el establecimiento deberá contar con un espacio habilitado y señalizado para la recogida de los pedidos donde se realizará el intercambio y pago. En todo caso, deberá garantizarse la debida separación física de dos metros entre clientes o, cuando esto no sea posible, con la instalación de mostradores o mamparas. Los puestos solo podrán permanecer abiertos al público durante el horario de recogida de pedidos.

Medidas de prevención

Respecto a las medidas de prevención de riesgos para el personal que preste servicios en los puestos, no podrán incorporarse los trabajadores que en el momento de la reapertura del establecimiento estén en aislamiento domiciliario por tener diagnóstico de coronavirus o tengan alguno de los síntomas compatibles.

Asimismo, afecta a las trabajadores que, no teniendo síntomas, se encuentren en período de cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto con alguna persona con síntomas o diagnosticada de coronavirus Covid-19.

El titular de la actividad económica que se realice en el puesto deberá cumplir, en todo caso, con las obligaciones de prevención de riesgos establecidas en la legislación vigente, ya sea con carácter general y de manera específica para prevenir el contagio del covid-19.

En este sentido, se asegurará de que todos los trabajadores cuenten con equipos de protección individual adecuados al nivel de riesgo, compuestos al menos por mascarillas, y de que tengan permanentemente a su disposición en el lugar de trabajo geles hidroalcohólicos con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad y/o jabones para la limpieza de manos.

Medidas de higiene

En cuanto a las medidas en materia de higiene para clientes y aforo para establecimientos, el titular de la actividad de hostelería y restauración que se desarrolle en el establecimiento deberá poner, en todo caso, a disposición de los clientes a la entrada del local geles hidroalcohólicos con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad, que deberán estar siempre en condiciones de uso.

Igualmente, a la salida del establecimiento habrá papeleras con tapa de accionamiento no manual, dotadas con una bolsa de basura.

El tiempo de permanencia en los establecimientos en los que se lleve a cabo la recogida de pedidos será el estrictamente necesario para que los clientes puedan realizar la recogida de los mismos.

En los establecimientos en los que sea posible la atención personalizada de más de un cliente al mismo tiempo deberá señalarse de forma clara la distancia de seguridad interpersonal de dos metros entre clientes, con marcas en el suelo, o mediante el uso de balizas, cartelería y señalización. En todo caso, la atención a la clientela no podrá realizarse de manera simultánea a varios clientes por el mismo trabajador.

En caso de que no pueda atenderse individualmente a más de un cliente al mismo tiempo en las condiciones previstas en el apartado anterior, el acceso al establecimiento se realizará de manera individual, no permitiéndose la permanencia en el mismo de más de un cliente, salvo aquellos casos en los que se trate de un adulto acompañado por una persona con discapacidad, menor o mayor.