Abuela y nieta, en una imagen de archivo.

Javier Collado

Dobuss

Desde que el Gobierno anunciara el pasado martes diferentes fases y medidas para el desescalamaniento y esa «nueva normalidad» que, si todo va bien, llegará a finales del mes de junio, la idea de poder visitar a familiares y amigos que residen en otras provincias fue de las primeras cuestiones y dudas en saltar a la mesa de debate. ¿En qué fase puedo moverme? ¿Si puedo visitar una segunda residencia, puedo visitar a mis familiares? Mientras que el levantamiento de todas las restricciones se llevará de forma progresiva en cuatro fases de dos semanas de duración, el Gobierno dejaba muy claro que la libertad de movimiento durante fases sería «intraprovincial», es decir, dentro de la misma provincia en la que se reside, «si ese territorio se encuentra en la fase 1», prevista para el 11 de mayo.

¿Pero qué pasa con las provincias limítrofes? Las personas que quieran visitar a familiares y amigos en otra provincia tendrán que esperar. Así lo aclaraba Pedro Sánchez en su comparecencia, resaltando que ese momento de visitas llegará cuando se alcance «la nueva normalidad» y no antes. Además, especificaba que no se permitía la movilidad entre provincias que se encontraran en diferentes fases de desescalada, porque »elevaríamos el riesgo de contaminación».

Así que toca esperar a la última de las fases para poder realizar movimientos entre provincias, a que esa «nueva normalidad» esté asentada en todos los territorios y a que «la epidemia esté controlada en todos y cada uno de ellos». Una espera que, si se cumplen las estimaciones del Gobierno, durará un máximo de ocho semanas a partir del 4 de mayo, hasta alcanzar finales del mes de junio.