Veladores en la Plaza de La Corredera. - Archivo

Javier Collado

Dobuss

Pedro Sánchez anunciaba ayer en rueda de prensa el plan de desconfinamiento diseñado por el Gobierno, el cual se divide en cuatro fases y comenzará el 4 de mayo con la reapertura de actividades de cita previa y atención individual. Todas estas medidas se aplicarán por provincias o islas y, según el presidente del Gobierno «tendrá una duración mínima de 6 semanas y máxima de 8», hasta finales de junio, cuando «si todo va bien», se considerará que se ha llegado a la «nueva normalidad».

El presidente del Gobierno ha advertido que «estaremos en la nueva normalidad si la epidemia está controlada en todos los territorios a finales del mes  del junio». Así, cada fase tendrá una duración de sos semanas y avanzarán según los indicadores sanitarios. Está desescalada será «gradual, asimétrica y coordinada», lo que quiere decir que no entrarán en vigor estas cuatro fases por igual en las provincias ni se avanzará al mismo ritmo en todas. El paso de una fase a otra en cada territorio dependerá de la situación en cada una de ellas y la movilidad interprovincial seguirá restringida hasta que se alcance la nueva normalidad a finales de junio, a excepción de aquellos que tengan que trasladarse por motivos laborales. Del mismo modo, no podrá llevarse a cabo esta movilidad entre provincias sin que las implicadas se encuentren en la misma fase de desescalada.

Apertura de pequeños resquicios de actividad económica

En cuanto a la primera parte de la desescalada, la fase 0, que ya incluye las salida de los niños, dará comienzo este 4 de mayo e incorporará el realizar deporte de manera individual y la apertura de pequeños resquicios de la actividad económica como la apertura de locales con cita previa, así como de hostelería para llevar comida a domicilio.

Tras esta, vendrá la fase 1, en la que se llevará a cabo la apertura del pequeño comercio con restricciones de aforo, así como en establecimientos hosteleros, donde se limitará la ocupación de terrazas al 30%. Seguirá sin poder ir a otras cosas, aunque se contemplan actividades sociales como ir a una terraza. También se ampliará la actividad en el sector pesqueros y agroalimentario y se podrá ir a los lugares de culto, con restrincciones, así como los centros de alto rendimiento deportivo.

El curso escolar, para septiembre

En la fase 2 se abrirá espacios interiores de restaurantes, haciendo caso a las recomendaciones de expertos en cuanto a higiene y distanciamiento social. Por el contrario, el curso escolar se iniciará en septiembre, con algunas excepciones para esta fase, como que los menores de 6 años puedan acudir a los centros si trabajan ambos padres, las actividades de refuerzo y la celebración de la PEvAU.

También se reanudará la caza y la pesca, así como auditorios y cines con un tercio de su aforo y separación entre personas, lo mismo con visitas a monumentos y salas de conferencias. Se podrán celebrar actos culturales de menos de 50 personas y serán posibles los actos al aire libre, pero con menos de 400 personas y sentados.

En la fase 3, se flexibilizará la movilidad general y el aforo de comercios y bares y restaurantes estará limitado al 50% con separación entre el público.

El presidente ha insistido en la separación de dos semanas entre fases por ser el tiempo de incubación del virus. Del mismo modo ha destacado que hay un calendario cerrado pero que no se avanzará igual en toda España y que en el mejor de los casos la desescalada tendrá una duración de seis semanas, máximo de ocho. La transición se comenzará con la fase 0 en todas las provincias a excepción de 4 islas canarias en las que la incidencia de contagio es menor, donde a partir del 4 de mayo estarán ya en la fase 1. Así, el presidente del Gobierno ha resaltado que será Sanidad quien evaluará cada dos semanas estos marcadores para ver el nivel de cumplimiento y dar paso a la siguiente fase.

Europa Press.