La ministra de Hacienda, en su comparecencia de ayer.

Javier Collado

Dobuss

El Consejo de Ministros aprobó ayer un real decreto por el que se amplía del 20 de abril al 20 de mayo la presentación de la declaración del IVA y el pago fraccionados de Sociedades e IRPF para los cerca de 3,4 millones de autónomos y pymes que poseen una facturación inferior a 600.000 euros, lo que supone el 95% del total, teniendo un impacto de 3.558 millones de euros en la liquidez de estos colectivos. Finalmente, no se ha aprobado que los autónomos puedan renunciar al sistema de módulos y tributen por el de estimación directa, medida que se llevará al próximo Consejo de Ministros.

Esto ha sido anunciado por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien ha destacado que ningún autónomo con una facturación inferior a 600.000 euros deberá presentar ni pagar sus impuestos en el mes de abril, sino que tendrá un mes de plazo. En concreto, el máximo de presentación de las declaraciones se pospone al 20 de mayo y el plazo para las domiciliaciones se amplía del 15 de abril al 15 del mes próximo. Del mismo modo, desde le Gobierno puntualizan que con independencia del momento de la presentación, todos los cargos se realizarán el día 20 de mayo, incluyendo las declaraciones presentadas antes del 15 del presente mes.

Estas medidas beneficiarán a 3,4 millones de contribuyentes y cifran en 3.558 millones de euros el impacto de la medida en la liquidez de pymes y autónomos. Según Hacienda, esta medida pretende dar un mayor margen a gestores y asesores fiscales para recopilar toda la información necesaria para cumplir con las obligaciones fiscales de sus clientes en un momento de gran dificultad por los efectos de la emergencia sanitaria. Del mismo modo, Montero ha indicado que estas medidas se suman a la moratoria de seis meses aprobada a mediados de marzo para el aplazamiento en impuestos de autónomos y pymes con una facturación de hasta seis millones de euros. A lo que se suma también la moratoria de las cuotas de la Seguridad Social, también de seis meses, aprobada a finales de marzo.