Primer día de rebajas-. Archivo

Javier Collado

Dobuss

La Federación Provincial de Empresarios y Autónomos del Comercio de Córdoba, Comercio Córdoba, ha solicitado «la cancelación de todas las rebajas en el sector comercial hasta final del presente año», con el objetivo de afrontar con mayores garantías la recuperación económica del pequeño comercio, del denominado comercio de cercanía, cuando se supere la presente crisis sanitaria por el coronavirus.

Junto a ello y según ha explicado, en declaraciones a Europa Press, el presidente de Comercio Córdoba, Rafael Bados, también reclaman los comerciantes «el establecimiento y vuelta a los tradicionales períodos de rebajas a partir del 7 de enero de 2021, para beneficiar la recuperación económica de autónomos y pymes», para así «evitar la desaparición del comercio tradicional».

Bados ha explicado que en Córdoba son mayoría «los comerciantes que, antes de la crisis del Covid-19, realizaron todas sus compras de mercancía para poder afrontar la nueva temporada», de forma que, «si se mantiene la posibilidad de realizar rebajas o promociones después del confinamiento, esto provocará una situación irreparable, ya que muchos comerciantes estarían condenados a vender a pérdidas, con todo lo que ello supone».

Según ha señalado Rafael Bados, la crisis del coronavirus y las medidas adoptadas para afrontarlo han planteado «un grave problema de liquidez y de stockage, sobre todo en el sector textil», donde ya no pueden contar con los ingresos de una campaña de ventas que se ha perdido y que, eso sí, les ha generado gastos que no pueden compensar, ya que «pymes y autónomos no tienen una gran capacidad económica», de forma general, y menos en la situación actual.

En este sentido, el presidente de Comercio Córdoba ha pedido que, «simplemente, hagamos un pequeño número, si el 70 por ciento de la temporada textil se va a perder, es obvio que se van a destruir muchos de puestos de trabajo en el horizonte próximo; empleos que, posiblemente, no se van a volver a recuperar».

Estos son, según ha subrayado Rafael Bados, «momentos excepcionales, que requieren de medidas excepcionales y que, lejos de ir contra el principio de libre empresa, lo que pretenden es garantizar la libre competencia y evitar la generación de mercados fuertemente oligopolísticos».