Análisis de sangre | EFE

Javier Collado

Dobuss

Los test rápidos que ha adquirido el Gobierno en los últimos días solo se realizarán a pacientes sintomáticos, moderados o graves que estén hospitalizados y a los leves que estén en residencias de ancianos o centros sociosanitarios, según la ‘Guía para la utilización de test rápidos de anticuerpos para el Covid-19’ publicada por al Ministerio de Sanidad. Hasta ahora, el diagnóstico se basa en la detección mediante PCR del material genético viral en muestras respiratorias de pacientes con síntomas compatibles.

La PCR es una técnica muy sensible y específica que se realiza en los laboratorios de Microbiología para el diagnósticos de diversas enfermedades infecciosas. Por ello, es necesaria la adquisición de estos test rápidos para ofrecer la posibilidad de aumentar la capacidad diagnóstica del Sistema Nacional de Salud, ya que permiten obtener los resultados en 15 minutos.

El tipo del test adquirido, según Sanidad, tiene una especificidad del cien por cien y una sensibilidad del 64% cuando se aplica en pacientes sin tener en cuenta el tiempo de evolución de la enfermedad, siendo del 80% en pacientes con más de una semana de evolución. A nivel general, las pruebas solo se realizarán en pacientes sintomáticos moderados o graves en el ámbito hospitalario o leves en el extrahospitalario.

En concreto, en hospitales, estos test estarán indicados en pacientes con alta sospecha clínica de padecer coronavirus, sin PCR o con PCR negativa con varios días de evolución. Fuera de estos centros, se priorizará el uso de estos test rápidos en las residencias de mayores y en los centros socio-sanitarios a pacientes sintomáticos que lleven varios días con síntomas. Si en el centro se detecta más de un caso con síntomas compatibles, no será necesario obtener un resultado positivo de todas las personas sospechosas. En el caso de obtener al menos una prueba positiva, el resultado se considerará confirmatorio de infección por Covid-19, considerándose así que «existe un brote» en la institución. En este momento, Sanidad establece que se deberá tratar y aislar a todos los pacientes sintomáticos y el resto, al ser considerados como contactos estrechos, deberán permanecer en cuarentena.