Fotografía de archivo de una enfermera con una mascarilla sanitaria.- Archivo

Javier Collado

Bebrand

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha defendido que el Gobierno no hará obligatorio el uso de mascarillas si no hay capacidad suficiente para que toda la ciudadanía tenga acceso a ellas. «El Gobierno no va a exigir algo que no se pueda cumplir. Cuando haya una recomendación o exigencia contará con que haya capacidad para ello», ha apuntado. El ministro ha defendido este cambio de postura en cuanto al uso de mascarillas por parte de la población, apoyándose en las nuevas recomendaciones de la OMS y los distintos estudios publicados estos días, que apuntan que su uso podría frenar los contagios debido a que hay una parte de la población contagiada pero asintomática. «El Gobierno está estudiando esta cuestión, aunque la comunicaremos cuando la tengamos decidida, en base a la opinión de los expertos».

Con respecto al control de precios anunciado este sábado por el presidente del Gobierno, ha especificado que el Ejecutivo ha puesto «todos los medios para evitar que nadie quiera beneficiarse de una situación tan dura». Según Sánchez, «el precio está siendo objeto de seguimiento. No vamos a permitir que nadie pretenda sacar tajada de esta situación».

«Vamos a garantizar, lógicamente en la medida de nuestras posibilidades, ese material de protección para los trabajadores y el conjunto de la población y vamos a garantizar el precio de esos materiales», comentó el presidente en una comparecencia.