Javier Collado

Dobuss

Un total de 13 personas han dado positivo en coronavirus (Covid-19) en el Hogar para Mayores San Rafael de Montilla (Córdoba), dos de ellos trabajadores, a los que se suma el anciano que dio positivo el viernes y que se encuentra en el hospital de la localidad.

Así lo han informado este domingo a Europa Press fuentes del centro, que han indicado que estas 13 personas permanecen en la residencia tras haber sido divididas en habitaciones «lo mejor posible».

De esta forma, dos han sido las personas que se sospechaba que lo tenían también, pero que de momento no han dado positivo en el virus, puesto que el anciano ingresado el viernes mantuvo contacto con 15 personas con las que había mantenido contacto dentro de estas instalaciones que gestiona la congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

Aquel día, el Hogar para Mayores San Rafael de Montilla aseguró en un comunicado que en la misma «en todo momento se están siguiendo con escrupuloso rigor las indicaciones establecidas en la Orden SND/265/2020, de 19 de marzo de adopción de medidas relativas a las residencias de personas mayores y centros socio-sanitarios ante la situación de crisis sanitaria ocasionada por el covid-19, de general y obligado cumplimiento en todo el territorio nacional para los centros de nuestra naturaleza».

Las medidas establecidas en dicha orden fueron adoptadas en la residencia montillana «en el mismo momento de su publicación», y ahora, ante la detección de un positivo en covid-19, de entre los 91 residentes con los que cuenta la residencia, «se han adoptado las medidas necesarias, establecidas en dicha orden, para proteger, tanto al resto de los residentes, como al personal que les atiende, al objeto de prevenir posibles riesgos de futuros contagios».

La Residencia Hogar San Rafael ha destacado también que posee «un equipo humano con la necesaria y exigible formación y experiencia para atender con garantías de eficacia las necesidades de nuestros residentes», si bien «es cierto que esta situación exige», por parte de dichos profesionales, «redoblar si cabe el esfuerzo y el celo a la hora de prever y abordar las posibles contingencias que una situación excepcional como la que vivimos nos pueda deparar».