Javier Collado

Bebrand

Hoy entra en vigor la nueva normativa aprobada por el Gobierno por la que todos los trabajadores de actividades no esenciales contarán con un «permiso retribuido» por el cual tendrán que quedarse en casa durante las próximas dos semanas. Esta medida no afectará a sanitarios, tiendas de alimentación, abogados y trabajadores del sector financiero, gestorías, seguridad, telecomunicaciones, industria manufacturera, medios de comunicación, vendedores de prensa, transporte de mercancías y repartidores de comida a domicilio o de compras por Internet, entre otros.

Del mismo modo, esta medida no afectará a las personas que se encuentren desarrollando ya su actividad a distancia o por teletrabajo, así como a las personas incorporadas en ERTEs, en situación de incapacidad temporal o de permiso por paternidad o maternidad, así como a los trabajadores de servicios esenciales y excluidos por el decreto de declaración de estado de alarma.

El resto de trabajadores, contarán con este permiso retribuido, recibiendo su salario con normalidad y, al finalizar el estado de alarma, recuperarán las horas no prestadas de manera gradual y de forma pactada con la empresa en un plazo comprendido desde el final de esta medida y hasta el 31 de diciembre de este año.

Fuerzas Armadas y bienes de primera necesidad

Este permiso no se aplicará a las Fueras Armadas, los Cuerpos de Seguridad, personal de instituciones penitenciarias, protección civil, salvamento y extinción de incendios, así como tráfico y seguridad vial y los trabajadores de empresas de seguridad privada, de centros sanitarios y de centros de atención a personas mayores, en situación de dependencia y personas con discapacidad ni a los de los centros de investigación que desarrollen proyectos sobre el coronavirus.

Tampoco se aplicará a todos aquellos trabajadores de empresas que participan en la cadena de abastecimiento alimentarios y el funcionamiento de los servicios de los centros de producción de bienes de primera necesidad, como alimentos, bebidas, productos de higiene, medicamentos y sanitarios, permitiendo la distribución de estos productos desde el principio hasta el final. También se unirán a este permiso lso trabajadores de las empresas adjudicatarias de contratos de obras, servicios y suminisitros del sector público que sean indispensables para el mantenimiento y seguridad de los edificios y la adecuada prestación de servicios públicos.

Industria

El sector industrial manufacturero, así como las actividades del sector químico, fabricación de medicamentos y farmacia, sector de la alimentación y bebidas, subsector del textil, vidrio, tabaco, tecnología sanitaria, material médico, equipos de protección y sanitarios y hospitalarios, producción de pasta, papel, cartón o celulosa y actividades de suministro, equipos, materiales materias primas o servicios profesionales indispensables en el desarrollo de dichas actividades, también se unirán a este permiso.

Por su parte los servicios de envío de comida a domicilio se incluye en esta medida, además de los servicios de transportes y tránsito aduanero. A su vez, las empleadas del hogar y cuidadores de servicios esenciales, así como puntos de venta de prensa y medios de comunicación, podrán seguir ejerciendo su labor.

A estos grupos de trabajadores se unen los de empresas de servicios financieros y seguros, industria electrointensiva y siderúrgica, hornos y minerías, producción y suministro de calefacción o aire acondicionado, así como las empresas de fabricación de baterías de plomo o atención sanitaria. La industria aeroespacial y de Defensa, también se une a este permiso.

Otras actividades incluidas entre las esenciales son las de las empresas de telecomunciaciones y de servicios informáticos esenciales, las relacionadas con la protección y atención de víctimas de violencia de género y las que presten servicios en la gestión de prestaciones públicas, subsidios y ayudas.

Abogados, psicólogos y Justicia

Del mismo modo, los abogados, procuradores, graduados sociales, traductores, intérpretes y psicólogos que presten asistencia en el ámbito dela Justicia podrán seguir desempeñando su trabajo, así como los que prestan servicios en gestorías administrativas y de graduados sociales, asesorías, despachos profesionales, prevención de riesgos y todas las actividades de asesoramiento legal, empresarial y sociolaboral, así como de los servicios esenciales de justicia, a los que se suman notarías y registros.

Se considera también un servicio esencial los trabajos de servicios funerarios, limpieza, mantenimiento y vigilancia, recogida, tratamiento y gestión de residuos peligrosos y sólidos urbanos, aguas residenciales, tratamientos de descontaminación y retirada de animales muertos o similares. Así como los trabajdores de centros de acogida a refugiados y de estancia temporal de inmigrantes o de protección internacional y atención humanitaria.

Correos y áreas de servicio

Por último los servicios postales seguirán funcionando, así como la explotación de autopistas de peajes, incluidas estaciones y áreas de servicio. A estos se añaden los trabajadores de actividades de abastecimiento, depuración y saneamiento de agua y provisión de servicios meteorológicos y procesos de observación aeronáutica y predicción en defensa. También se exceptúan la gestión de servicios dotacionales e infraestructuras de servicio público, así como las empresas dirigidas a salvaguardar la seguridad de las personas y el medio ambiente, sanidad animal, seguridad de las minas, prevención y extinción de incendios y búsqueda y rescate de personas.