Trabajos en la iglesia de Campo Madre de Dios de Córdoba.- Aayuntamiento de Córdoba

Javier Collado

Bebrand

Los trabajos para la impermeabilización provisional de la iglesia de Campo Madre de Dios de Córdoba, obras que forman parte de la fase dos del proyecto para la consolidación estructural del citado inmueble y que fueron adjudicadas por la Gerencia Municipal de Urbanismo a la empresa Ingeniería de la Construcción Cordobesa, han finalizado el día 13 de marzo.

Según detalla el Consistorio en una nota, la actuación, que comenzó en el mes de octubre, ha contado con una inversión de 105.000 euros, y se ha centrado en frenar el deterioro de la iglesia, provocado, en gran medida, por el mal estado de la cubierta.

Para ello, los trabajos se han centrado en la retirada de los faldones de teja de las naves de la iglesia y de los tejadillos entre los contrafuertes con el objeto de eliminar el peligro potencial de desprendimiento.

También, se ha colocado una cubrición provisional, como medida complementaria de protección del inmueble que garantice su impermeabilización y frene su deterioro por filtraciones de agua de lluvia, mediante la instalación de una cubierta ligera con chapas metálicas nervadas.

Para la ejecución de estas obras ha sido necesario el montaje de un complejo andamiaje para garantizar las medidas de seguridad imprescindibles ante la dificultad de los trabajos.

El presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Salvador Fuentes, ha destacado la importancia de esta actuación, dado que «se frena el importante deterioro de un inmueble protegido que forma parte del patrimonio artístico de Córdoba y que además se localiza en un entorno BIC por parte de la Junta de Andalucía».

De la misma manera, Fuentes ha destacado que «esta es la segunda actuación que se realiza en esa iglesia, cedida por el Obispado al Ayuntamiento en el siglo XIX, tras las obras de emergencia y consolidación estructural que se impulsaron en el año 2015, a instancias de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía».

Dichas obras consistieron en la instalación de dos sistemas de andamiaje multidireccionales en el edificio, uno interior para asegurar la estabilidad estructural de la bóveda que cubre la nave principal de la iglesia, y otro exterior, para la protección perimetral de la espadaña y posibilitar el acceso hasta la misma, que permitiera definir futuras reparaciones y/o consolidaciones.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.