Bellido, junto a Salvador Fuentes, durante su comparecencia de ayer.- Ayuntamiento de Córdoba

Javier Collado

Dobuss

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, afirmó ayer durante una rueda de prensa transmitida ayer por redes sociales que es «muy difícil» salvar alguna de las citas festivas del mes de mayo, como las cruces, los patios y la feria, aunque se estudiará «la oportunidad de aplazar» alguna de ellas, y espera que se pueda retomar «cierta normalidad en el mes de junio».

En la rueda de prensa, junto al delegado de Hacienda, Salvador Fuentes, el regidor ha confesado que ahora mismo no es «su principal preocupación», a la vez que ha remarcado que «hay que cambiar la mentalidad y que el mayo festivo ahora está todo en principio caído y ojalá se pudiera salvar alguna» de las citas.

Al respecto, ha explicado que «se habla con todos y cada uno de los colectivos que organizan estas fiestas, con casetas, con propietarios de patio y hermandades y cofradías, que tienen un papel en muchas de las fiestas, como las cruces», de modo que «en los próximos días se tomarán decisiones».

No obstante, ha dicho que todos pueden imaginar cuáles van a ser las decisiones, porque «hay un estado de alarma decretado ya hasta pasada la Semana Santa, por lo pronto», a lo ha añadido que después vendrá «una cierta normalidad», sin saber qué fecha exacta, «pero con restricciones lógicas a la aglomeración de personas».

Por tanto, Bellido ha subrayado que «el sentido común lleva a todos a saber cuál es el escenario que viene por delante y en esas circunstancias va a ser muy difícil poder salvar ninguna fiesta», aunque «estaría encantado de que pudiera ser así», ha apostillado.

Al hilo, ha enfatizado que «lo primordial es la batalla sanitaria» y en los próximos días se verá «cuáles son las oportunidades de aplazar algunas de las fiestas a otra fecha», al tiempo que ha pedido «un poco de paciencia», porque «ahora mismo hay otras prioridades sobre la mesa que son más urgentes».

Así, considera que hay que «priorizar» soluciones en «la atención a familias que lo están pasando mal y el funcionamiento normal de la administración».

Cuestionado sobre el traslado de las procesiones de Semana Santa a los días 14 y 15 de septiembre, como ha sugerido el Vaticano, el alcalde ha expresado su «respeto» a la posición del Vaticano, a lo que ha añadido que «es una decisión que compete a la propia Iglesia y a la Agrupación de Hermandades y Cofradías».

«Nosotros estaremos dispuestos a colaborar si deciden acogerse a esa posibilidad y respetaremos también en caso de que decidan no acogerse», ha subrayado Bellido.

Junio y julio

Preguntado por el trabajo a medio plazo respecto a la programación municipal, el regidor ha aseverado que trabajan con «un escenario probable previsto que sea que a partir de junio se pueda volver a cierta normalidad».

En este sentido, ha señalado que «hay eventos especialmente significativos este año, como el Festival de la Guitarra, con su 40 aniversario, que es en el mes de julio», que confía y desea que «se mantenga». «Para el mes de julio esta situación se habrá normalizado», ha pronosticado.

Respecto a otras citas, como la Noche Blanca del Flamenco, sobre la que «todavía hay tiempo para decidir», al ser en junio, «es en una fecha con la que se puede jugar, porque en un momento dado se podría plantear moverla», ha apuntado.

En cuanto al resto de delegaciones, Bellido ha dicho que el mandato de esta semana es «programar la actividad que estaba prevista, aprovechar este tiempo, que no sea baldío, para avanzar en pliegos de contratación, programas que haya que diseñar y proyectos de obra que fueran a salir en los próximos días».