Entrada al cementerio de la Salud.- Archivo

Javier Collado

Dobuss

La empresa municipal de Cementerios de Córdoba (Cecosam) ha adaptado el servicio de cementerios y tanatorio para luchar contra el coronavirus Covid-19, de manera que ha acordado una serie de medidas, entre ellas, el cierre de los tres cementerios para visitas de público, reducir a 20 personas los cortejos fúnebres y responsos y que en las salas de tanatorio haya un máximo de diez personas.

Con el ánimo de paliar los efectos que provoca el coronavirus y conforme al Decreto 7/2020 del 14 de marzo de 2020 de restricción de movimiento para toda la ciudadanía española, salvo los casos de extrema necesidad, la empresa Cecosam adopta distintas medidas, según ha avanzado en una nota.

No obstante, los cementerios mantienen todos los servicios, de manera que, en caso de fallecimiento, se atenderá a las familias, aunque con las restricciones exigidas.

En concreto, se ha establecido una rotación de personal de servicios mínimos con el fin de acotar los riesgos potenciales de contagio, pudiendo ampliar y controlar la distancia entre los empleados, así como entre los usuarios.

Queda suspendida la concesión administrativa de titularidades para los cementerios de La Salud y San Rafael, hasta nuevo aviso; el cortejo fúnebre queda reducido a 20 personas, siendo obligatorio guardar 1,5 metros de distancia entre cada persona, así como con el personal de Cecosam.

Durante los responsos, el aforo queda limitado a un máximo de 20 personas, y los féretros permanecerán cerrados y no se abrirán bajo ningún concepto, con el fin de «evitar potenciales contagios no detectados». Serán identificados en la parte exterior del féretro con etiqueta identificativa por parte de las funerarias.

Asimismo, se instalarán cintas de seguridad perimetral durante los servicios a fin de preservar la distancia de seguridad y todos los ornamentos florales sólo podrán ser manipulados por las floristerías o por los familiares.

En cuanto al tanatorio, el aforo por sala queda limitado a un máximo de diez personas; en los pasillos de las instalaciones está prohibido permanecer; el acompañamiento a sala y el servicio de cafetería quedan suspendidos desde este momento, y el acompañamiento en la incineración queda limitado a dos personas por familia. Se entregará gel hidroalcohólico a las familias durante el acomodo en sala.

Respecto a las instalaciones, los cementerios de San Rafael, La Salud y La Fuensanta quedan cerrados en su visita al público; la oficina del Cementerio de San Rafael sólo atenderá al familiar para la firma del servicio, y se atenderá en las oficinas del Tanatorio y Cementerio de Nuestra Señora de la Fuensanta, en horario de mañana y tarde.