Autoridades en la inaguración de la tercera edición de las Jornadas de Calidad Turística de Córdoba.- Ayuntamiento de Córdoba

Javier Collado

Dobuss

La primera teniente de alcalde y delegada de Turismo y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Córdoba, Isabel Albás (Cs), ha transmitido este miércoles un mensaje de «tranquilidad» para todos los ciudadanos y ante la celebración de próximas citas y eventos, como la Semana Santa, «hay que obedecer las pautas que ha marcado el Ministerio de Sanidad», de modo que es «una auténtica pena que se hayan suspendido las Fallas de Valencia», pero «la salud es lo más importante».

Así lo ha destacado la concejal en la inauguración de la tercera edición de las Jornadas de Calidad Turística, con la asistencia de la delegada territorial de Turismo de la Junta en Córdoba, Purificación Joyera, y el presidente de la Confederación de Empresarios (CECO), Antonio Díaz.

En este sentido, Albás ha instado a «seguir las pautas que ha marcado el Ministerio de Sanidad y también la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía», si bien ha afirmado que «ahora más que nunca hay que seguir trabajando para apostar por el turismo de calidad en Córdoba, a la vez que seguir todas las indicaciones».

Cree que la empresa privada y la administración pública tienen que «trabajar de la mano para que la calidad vaya mejorando», aunque ha elogiado que «se parte de un buen lugar», ante la alta valoración de los turistas que llegan a Córdoba, ha aseverado, para apostillar que «hay margen de mejora».

Tras destacar que en la capital hay 42 establecimientos con «el distintivo de calidad», considera que «no hay que parar y hay que seguir trabajando». «La meta es que todo turista que llegue a la capital y la provincia se conviertan en prescriptores y en embajadores», ha declarado, para agregar que jornadas como estas «suman».

Preguntada por la situación que se pueda generar por el coronavirus, la edil ha expresado que «hay que ser prudentes y cautos», de modo que «se obedecen las pautas que manda el Gobierno y también la Consejería de Salud de la Junta», ha indicado Albás, quien ha apostillado que «hay que trabajar como buenamente se pueda, pero sin olvidar que lo más importante es la salud».

«Una ciudadanía sin salud pocas cosas puede hacer», ha sentenciado la concejal, quien cree que «esto será pasajero, si Dios quiere y esperemos que sea así, y llegará un momento que ya se acabe».

Al respecto, ha valorado que «están estudiando también todos los científicos investigadores para encontrar una solución lo más rápido posible», de forma que espera que «se encuentre la solución lo más rápido y lo que queda a los demás es trabajar y obedecer las directrices que dan desde el Ministerio de Sanidad, y con tranquilidad, nada de ser alarmistas».