Coche fúnebre en el complejo hospitalario.- Archivo

Javier Collado

Bebrand

EP.- El hombre de 69 años de edad que presuntamente asesinó a su mujer de 67 años de edad el pasado lunes en el municipio cordobés de Posadas ha fallecido en la madrugada de este miércoles en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, donde ingresó en estado grave y tras ser atendido en Urgencias fue derivado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes sanitarias, después de que el varón intentase quitarse la vida con un bolígrafo pistola de pequeño calibre, disparándose en el cuello, según ha detallado ‘Diario Córdoba’.

Mientras tanto, el pueblo de Posadas despedía en la tarde de este martes a Conchi, que murió tras asestarle el presunto asesino numerosas puñaladas el lunes sobre las 11.45 horas, después de que ella se dirigiera al domicilio familiar a recoger unos enseres acompañada por dos amigas, a quienes el citado varón no dejó entrar en la casa.

Conchi estaba en trámites de separación, tenía dos hijos mayores de edad y no hay constancia de denuncias previas contra el presunto agresor por violencia de género. Ya son 14 las mujeres que han perdido la vida por la violencia de género en lo que va de año y 1.047 desde que existen estadísticas al respecto.

Entretanto, la subdelegada del Gobierno en la provincia, Rafaela Valenzuela, ha recordado este martes que hay «un pacto de todas las instituciones contra la violencia de género», si bien ha propuesto «dar un paso más allá y hacer un pacto entre ciudadanos de bien, apelar a la gente más joven, un pacto entre generaciones».

Así, ha pedido a los jóvenes y los educadores que cuando vean a «un niño hacer dibujos extraños o algún comentario, que entre todos hagamos un pacto», porque «basta con ir a los servicios sociales de los ayuntamientos, los institutos de la Mujer, las subdelegaciones del Gobierno, la Guardia Civil o la Policía», de modo que «hay muchos medios» para «proteger y cuidar».

«Pero para eso se necesita que denuncien», ha insistido, para reclamar que se denuncie ante «algo sospechoso». Valenzuela ha pedido que «nadie se inhiba y que todos estemos muy pendientes, igual que se está del contagio de cualquier enfermedad y que lo estamos por tantas cosas en el día a día».

La subdelegada ha enfatizado que Conchi no es «una más» porque «es una vida, unos hijos y una familia». En este caso, ha indicado que «una hermana vivía en la misma calle y no tiene consuelo», al tiempo que Posadas es «un pueblo destrozado» y que este lunes dio «un ejemplo maravilloso de unidad y de apoyo a esa familia».

En la mañana del martes se sucedieron concentraciones y minutos de silencio en las puertas de distintas instituciones, y por la tarde la Plataforma Cordobesa contra la Violencia de Género convocó una concentración en el Bulevar de Gran Capitán de la capital.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.