Junta directiva de la Asociación Autismo Córdoba.- Autismo Córdoba.

Javier Collado

Dobuss

Autismo Córdoba acaba de renovar su directiva, quedando presidida actualmente por Antonio Ruiz Gómez. El resto de la directiva la forman Antonio González Pérez, vicepresidente; Antonio Ortiz Pérez, secretario; Raquel Rojas Picazo, tesorera, y como vocales, Ana María Delgado Moya, Antonio Serrano Amaro, Francisco Suárez Segovia, Manuela Romero Romero, Francisco Gámez Gámez y Clara Salcedo Ramírez. De este modo, el nuevo presidente de Autismo Córdoba señala que «empezamos una nueva etapa llena de ilusión, en la que seguiremos dedicando el mayor esfuerzo posible al servicio de nuestro objetivo común: la mayor calidad de vida posible para nuestros familiares con trastorno del espectro autista y sus familias».

Antonio Ruiz resalta que, en esta línea, «daremos continuidad a todos los logros alcanzados por los compañeros que nos han precedido y es nuestro deseo trabajar con la mayor ilusión en nuevos retos y desafíos». Al mismo tiempo, este ha agradecido la colaboración por parte de todas las entidades, personas y colectivos que, de forma pública o anónima, cooperan con la asociación, a través de donaciones económicas o materiales, al igual que con su trabajo. No obstante, para seguir avanzando siempre es necesaria más ayuda, así ha expresado Ruiz que «invitamos y animamos a más personas e instituciones solidarias a que colaboran con el magnífico proyecto de vida de las personas con TEA».

Por otro lado, en el presente año se celebra el 25 aniversario de la entidad, por lo que la asociación ya está preparando las actividades que se organizarán para conmemorar esta destacada efeméride. Autismo Córdoba, que actualmente se encuentra integrada por unos 260 socios, aunque da servicio a más de 300 familias, tiene su sede en Córdoba en la avenida Vía Augusta números 1 y 3, además dispone de una delegación en la zona sur, en Lucena.

Por otra parte, la asociación cuenta con una amplia variedad de programas que abarcan todas las edades y necesidades de las personas con TEA, como el asesoramiento a sus familias y profesionales que trabajan con ellos en distintos ámbitos.