Una de las zonas excabadas en el Castillo de Dos Hermanas, en Montemayor (Córdoba).- Ayuntamiento de Montemayor

Javier Collado

Dobuss

EP.- Una prospección geofísica, en el marco de una actuación de mayor envergadura llevada a cabo entre el pasado enero y el presente febrero en el Castillo de Dos Hermanas, en Montemayor (Córdoba), ha puesto de manifiesto la existencia de vestigios ocultos de la aldea de Dos Hermanas, que supuso el origen histórico del municipio de Montemayor.

Según ha informado el Ayuntamiento de Montemayor, en las primeras semanas del año ha acometido diversas actuaciones en el mencionada castillo, dentro del proyecto de restauración titulado ‘Excavación y pre-consolidación de la torre sur del Castillo de Dos Hermanas. Montemayor. Córdoba’, sufragado por la Diputación de Córdoba y el propio Consistorio.

La excavación, dirigida por el doctor Santiago Rodero, forma parte de un plan de recuperación integral, para lo que se conformó un equipo multidisciplinar dirigido por el arquitecto José Manuel Reyes, asesorado por el Departamento de Historia Medieval de la Universidad de Córdoba (UCO) a través del profesor Javier López, con la colaboración de la empresa Patricia de la UCO y Decohabitalia, para la restauración de los estructuras excavadas. La intervención ha contado con la pertinente autorización y supervisión de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en Córdoba.

Entre las acciones realizadas se encuentran la aplicación de las más modernas técnicas teledetectivas, como la prospección geomagnética efectuada en todo el cerro de Dos Hermanas, además de en el interior del recinto fortificado, y diferentes vuelos fotogramétricos.

Los datos extraídos, tanto de la prospección geofísica, como de la fotogrametría, han puesto de manifiesto la existencia de los vestigios ocultos de la citada aldea de Dos Hermanas, origen de la población actual de Montemayor.

Del mismo modo, han aparecido diversas torres y muros alrededor del castillo y un acceso en recodo, desde el camino medieval situado en la ladera meridional, que permiten conocer en su totalidad la planta original de la fortaleza de Dos Hermanas.

La excavación arqueológica ha permitido recuperar la falsabraga Este, la liza originaria y la cortina oriental del Castillo de Dos Hermanas. También se han constatado las dimensiones en planta de la Torre del Homenaje, la presencia de un alambor en la falsabraga meridional y un posible foso en la fachada Este. Al interior de los muros se han excavado las caballerizas y delimitado las diferentes crujías del patio principal.

Como hecho más relevante para la comprensión del edificio, se puede adelantar la existencia de dos vanos de entrada a las cuadras, desde el acceso principal, con una puerta de paso a una sala lateral que conserva el suelo de lajas originales.

La importancia de estos datos radica en la constatación de un nivel de suelo que se ha conservado desde al menos el siglo XIV. Esto lleva a aseverar a la dirección facultativa que estas caballerizas se encuentran en un magnifico estado de conservación y son un referente del modo de distribución y vida dentro de un castillo durante el periodo medieval.

Actualmente continúan las labores de restauración y consolidación de la fachada Este, al objeto de disponer de un recorrido patrimonial que permita disfrutar del emblemático Castillo de Dos Hermanas por la población de Montemayor y de los municipios cercanos.